Imagen Bici 1

MTB: La disputa por el tamaño de las ruedas

Efraín Moraga 19/12/2017

Los aros de 26, 27,5 y 29 pulgadas, son un tema de acalorada discusión entre los ciclistas. Peso, capacidad de vadeo, polivalencia y rigidez, están entre los principales factores que marcan una diferencia sobre el terreno.

LA maniobrabilidad, aceleración y rigidez del aro 26”; la polivalencia y tracción del 27,5” y el agarre del 29”, son los tamaños de ruedas (en pulgadas) que se disputan, en una histórica competencia, la preferencia de los ciclistas de mountain bike (MTB) por estos días.

El más antiguo y probado es el 26”. Nació junto a la bicicleta de montaña y se ha perfeccionado a lo largo de décadas, pues acompañó el desarrollo de la categoría downhill, la más dura del MTB, tras nacer en el monte Tamalpais (California) hace más de 40 años.

En ese entonces, el 26” fue el único tamaño de rueda que resistió el maltrato ofrecido por la escarpada y rocosa montaña californiana, porque su menor tamaño le ofrece una mayor rigidez lateral, impidiendo el colapso de su aro, además es más liviana y permite una mayor aceleración y maniobrabilidad en altas velocidades. Esto posibilitó que por años fuera la preferida de los ciclistas de MTB alrededor del mundo.

Pero su reinado se ha visto amenazado en el último tiempo. Los fabricantes siguieron explorando y desarrollaron, dos nuevos tamaños de ruedas: el 27,5” y el 29”.

El primero se caracteriza por su buena tracción y control en curvas cerradas, además, este mejora los índices de impulso en subidas empinadas y presenta un manejo más polivalente que los presentados en otros tamaños.

A su vez, el 29” mantiene un ángulo de ataque más agresivo, lo que le permite vadear obstáculos de mayor tamaño, además presenta una tracción y agarre más potente, pero es más pesado y menos rígido. Aunque se ha probado en otras categorías, es en cross country donde este aro ha encontrado un nicho. “La rueda 27,5” dejó de ser útil en cross country, aunque algunas marcas siguen insistiendo en ella. El aro 29” es el mejor para esta categoría”, dice Gabriel Duarte, participante del Stretto Cannondale y fundador de CV Training.

De esto modo, el 27,5” y el 29” han ido relegando a un segundo plano al tradicional 26”. “El 27,5” es una mixtura entre la mayor eficiencia en cuanto al pedaleo y mejor recorrido del neumático, con la versatilidad que da el 26”, que es mucho más maniobrable”, señala Sebastián Correa, académico de Pedagogía en Educación Física de la Universidad San Sebastián.

Pero no todo está perdido para este tamaño de rueda. Dadas sus características, el freeride y downhill, son las categorías donde seguirá reinando el 26”. “En estas disciplinas dudo que cambie el aro por otro, pues es el más apropiado para los requerimientos de los competidores”, afirma Duarte.

De esta manera, el 26” se mantendrá como el más utilizado en disciplinas más extremas, pero irá retrocediendo paulatinamente en aquellas donde el pedaleo sea más determinante. De todos modos, ya se buscan alternativas para su supervivencia, como es la combinación con 27,5” en downhill.