Trader

Roche Holdings AG

PULSO 19/06/2017

Por Fernando Gómez

Aunque suene cliché, no hay duda que el cáncer es la gran epidemia del siglo XXI. A través del tiempo los tratamientos han avanzado y cada vez atacan aspectos más específicos. Se estima que el tamaño de la industria de drogas oncológicas supera los US$110.000 millones, y se proyecta un crecimiento del orden de 7,5%-10,5% anual para los próximos 4 años. En este mercado encontramos compañías farmacéuticas / biotecnológicas como Novartis, Celgene o Bristol-Myers Squibb, pero sin duda una de las más destacadas y que ha sido líder en investigación y desarrollo de nuevas terapias ha sido Roche.

El origen de la compañía se remonta al año 1896, cuando Fritz Hoffmann-La Roche fundó un laboratorio en Basilea que fue pionero en la industrialización y comercialización internacional de medicamentos. Registra ventas anuales por US$52.100 millones y una capitalización bursátil de US$223.200 millones, siendo la segunda farmacéutica más grande del mundo luego de Johnson & Johnson. En términos de diversificación geográfica, un 42% de los ingresos provienen de EEUU, mientras que Europa representa un 27%.

Roche cuenta con dos grandes divisiones, Productos Farmacéuticos y Dispositivos de Diagnóstico, los que representan 77% y 23% del las ventas, respectivamente. Dentro de la primera los más importantes son los medicamentos oncológicos, que representan más de un 49% de sus ventas consolidadas.

Como toda compañía farmacéutica, el futuro de Roche dependerá del éxito de los fármacos y tratamientos que actualmente se encuentran en fase de prueba. Hoy en día tienen más de 140 medicamentos en proceso de desarrollo, de los cuales 40 se encuentran en las fases finales de prueba. Se espera que comiencen a recibir las debidas autorizaciones por parte de los reguladores (en Europa y EEUU) durante los próximos tres años.

Un potencial riesgo que enfrenta Roche es el ingreso al mercado de los biosimilares, medicamentos que no necesariamente tienen los mismos compuestos que los originales, pero que logran los mismos efectos que éstos últimos. Sin embargo, este riesgo, a diferencia de los genéricos, se ve moderado por los elevados costos y el tiempo de desarrollo de biosimilares (de hecho en EEUU actualmente sólo han aprobado cinco de éstos).

En cuanto a la valorización de Roche, sus acciones muestran un múltiplo P/U forward (12 meses) de 16,6 veces, algo mayor a su promedio de 5 años de 15,3 veces y de las 15,9 veces del STOXX-600. Probablemente el mercado está asignando este premio debido a la solidez de su marca, al posicionamiento que ha logrado en distintos segmentos (nueve de sus drogas venden más de US$1.000 millones al año), y a cierto grado de optimismo de cara al lanzamiento de nuevos productos. Este optimismo se ve reflejado en el crecimiento de utilidad de 8% anual para los próximos cinco años, estimado por el consenso de analistas recopilado por Bloomberg.

El autor es director de DVA Capital.