Bolsa de Santiago, BCS

Trader

Resultados corporativos de primer trimestre podrían detonar nuevo repunte de la bolsa chilena

M. Gac y J. Donoso 16/04/2018

Se espera que los reportes sean la bajada a tierra de las expectativas que hicieron subir al selectivo el año pasado.

PESE a que la recién pasada fue una semana redonda para el IPSA, con una recuperación en línea con una menor tensión generalizada de los mercados financieros después de las turbulencias de las semanas pasadas, el selectivo está lejos de recuperar los niveles que tenía a finales de enero. Actualmente, está 4,24% por debajo de ese nivel histórico.

Desde que las ansiedades por una guerra comercial empezaron a afectar a las bolsas mundiales, el 13 de marzo, el IPSA llegó a caer un 3,66%, para luego recuperar un 3,38% a la fecha.

Ahora, según comentan desde el mercado, los catalizadores en los últimos meses poco tienen de locales.

“Lo que estamos viendo a nivel bursátil tiene una fuerte explicación externa”, explica desde Euroamérica el subgerente de estrategia Andrés Galarce, “por factores de alzas de tasas en EEUU, producto del tema inflacionario, y la guerra comercial”.

Durante febrero, un aumento en las expectativas de mayor inflación hizo dudar al mercado de la gradualidad en el proceso de normalización de política monetaria en EEUU, haciendo temblar a los activos de renta variable. El mes siguiente fue el turno de las crecientes tensiones entre el país norteamericano y China, que entre amenazas y anuncios de aranceles disminuyeron el apetito por riesgo de los inversionistas a nivel global.

¿Pero qué es lo que le falta al IPSA para volver a crecer?

Las estimaciones de distintas firmas de estudios apuntan a que un aumento en las utilidades de las compañías podrían comprimir los múltiplos, dándole a la rueda local más espacio para crecer.

En un informe reciente, BCI Equity Research indicó que el escenario macroeconómico en Chile y Brasil refleja señales de una mayor recuperación económica este año, respecto del crecimiento del PIB y de componentes de consumo, lo que va a ser relevante en impulsar los resultados de las compañías con exposición a ambos países.

Galarce concuerda con el diagnóstico, agregando que los reportes de las empresas estadounidenses serán fundamentales. “Se podría recuperar las valorizaciones a nivel global”, indica, siempre y cuando se mantengan a raya los factores de riesgo.

Desde BCI Corredora de Bolsa, el analista de estrategia Alexis Ossés destaca que los ratios precio/utilidad forward del IPSA se están acercando a sus promedios históricos desde hace unas semanas, “con lo cual se generó un mayor atractivo para entrar a renta variable”. Sin embargo, esto no ha sido suficiente como para convencer a los inversionistas extranjeros.

René Le Fort, analista de la corredora MBI, por su parte, cree que los principales motores vendrán de afuera para los próximos meses, como una recuperación de los flujos a nivel internacional.

De todos modos, hay papeles que todavía se ven atractivos para lo que queda del año.

Para BICE Inversiones, las acciones con más potencial son Falabella, donde esperan “continuar observando crecimientos superiores a la industria en Chile”; Enel América, por un aumento en la base de activos regulatorios en el segmento distribución y una consolidación en Brasil en la arista generación; y SQM-B, de la mano de “positivos cambios” en su gobierno corporativo y su alta exposición al mercado del litio.

BCI, por su parte, prefiere mantener “una línea neutral” frente a la economía local. Para la firma, el mayor potencial está en Copec y CMPC, para captar el ciclo alcista de la celulosa; Banco Santander y Banco de Chile, a la espera un aumento en las colocaciones; y LATAM Airlines, donde prevén una “mejora favorable” en el segmento internacional.