Trader

Receta garantizada para un Desastre

PULSO 27/05/2016

Por Gonzalo Restini

Origen: Europeo, Siglo XIX. Muy utilizada en África y América Latina desde los años 50. En Asia cayó en desuso a contar de los 70.

Chefs Destacados: Sukarno, Mobutu, Mugabe,  Maduro

Ingredientes: Un kilo de voluntarismo, uno de manipulación y una pizca de ingenuidad. Jamás utilizar racionalidad ni experiencia económica,  enemigos mortales de este plato.

Preparación: Siga la receta paso a paso. No fallará si su objetivo es un provocar buen desastre en la economía.  

1. Tome el control del país, idealmente vía una campaña democrática, poniendo énfasis en los derechos populares. Haga promesas de aumento del gasto social.

2. Genere cohesión en la mezcla apelando a un enemigo común: EEUU, el FMI y los empresarios son buenas opciones. Puede ser juntos o en forma individual.

3. Una vez instalado en el Ejecutivo, bata con fuerza haciendo crecer  el tamaño del Estado: Nacionalice empresas estratégicas, contrate funcionarios masivamente, reparta subsidios en forma agresiva.

4. Aumente la temperatura, subiendo impuestos para financiar el gasto.

5. Fije el tipo de cambio. Por ningún motivo permita la aparición del dólar paralelo.

6. Deje hornear por dos años.

7. Pasado este periodo, tendrá aseguradas las elecciones a mitad de periodo.

8. Repita los pasos 3 y 4 en forma sucesiva.

9. Si no alcanza la mezcla, rellene con efectivo, imprimiendo circulante (No olvide tomar control del Banco Central, si no lo ha hecho previamente).

10. El paso anterior probablemente genere inflación, pero no se ponga nervioso. Hay soluciones.

11. Determine una canasta básica. Fije la mayor cantidad de precios posible.

12. Establezca mecanismos de racionamiento:  cupones o días específicos para que cada familia reciba su canasta

13. Combata fieramente a especuladores y acumuladores. El mercado negro es un cáncer. Use toda la fuerza de la ley.

14. Las colas y el desabastecimiento son esperables. Culpe a los empresarios, Estados Unidos o el FMI.

15. Preste atención a los saqueos, contrólelos en forma decidida.

16. Si la inflación escala o la recesión es muy aguda, manipule las cifras. Si no funciona, simplemente deje de publicarlas. Lo mismo haga con las reservas internacionales.

17. Repita  los pasos 9 al 16 y suba la temperatura al máximo, a todo lo que el horno aguante

¡El plato será un magnífico descalabro!. Inspírese. Con esta preparación, Robert Mugabe, de Zimbabwe, logró bajar el PGB en 50% y generó inflación de 79.600.000.000% por mes. Imitado, pero jamás igualado ¡Manos a la obra, disfrute de la cocina y suerte! P 

El autor es panelista de Información Privilegiada de radio Duna