Electricidad

Trader

Proyectos eléctricos y renta fija

PULSO 12/03/2018

Por Aldo Reyes, Para los bonos siempre está la posibilidad de emitir con diferentes estructuraciones y, por ende, con distintas clasificaciones.

Los procesos de licitación de suministro eléctrico para clientes regulados, junto con la esperada reducción de tarifas, podría significar una buena noticia para el mercado de renta fija. Las características de los proyectos que se adjudicaron bloques de suministros tienen la ventaja, producto de los PPA a 20 años (Power Purchase Agreement), de generar ingresos relativamente estables, por un largo período y con bajo nivel de riesgo.

Si bien algunos agentes del mercado han manifestado su inquietud en cuanto a que los precios ofrecidos podrían afectar las posibilidades de financiamiento bancario de algunos proyectos, en el caso de los bonos siempre existe la posibilidad de emitir títulos con diferentes estructuraciones y, por ende, con distintas clasificaciones, entre BBB y AAA, por ejemplo y, así, acceder a inversionistas con distinta aversión al riesgo. De esta forma, algunos podrían incrementar el financiamiento vía patrimonio y/o deuda relacionada, accediendo a un bajo costo para su deuda o, en contraposición, aprovechar el máximo de apalancamiento posible, soportando un mayor spread para los títulos de deuda, pero aumentando la rentabilidad de su patrimonio.

Respecto al riesgo de construcción, la realidad difiere dependiendo del tipo de central a financiar. No obstante, en general, se puede observar que existe una variedad de proyectos que por el tipo de planta y por su tamaño, dicho riesgo es bastante acotado; en el caso de proyectos de mayor complejidad, suelen ser patrocinados por operadores con extensa experiencia y elevada solvencia (aunque, en algunos casos, la experiencia ha mostrado que ello no implica necesariamente mayores garantías). Por lo demás, siempre existen mecanismos, especialmente pólizas de seguros, para mitigar el riesgo de construcción.

En definitiva, PPA y bonos presentan una buena combinación, lo que no implica ausencia de riesgo. Éste, en distinta magnitud, siempre va estar latente en toda operación crediticia y es ello lo que justifica que se exija un premio por riesgo. P

El autor es gerente general de Humphreys.