Trader

Peso chileno es la moneda que más ha subido en el mes ante ímpetu del cobre

Javiera Donoso 13/10/2017

El tipo de cambio volvió a caer bajo la línea de los $625 ayer, mientras el metal rojo se acercó a los US$3,1 por libra.

Septiembre le dio un poco de impulso, pero octubre vino con presiones bajistas para el tipo de cambio. Al cierre de ayer, el dólar anotó su tercera jornada consecutiva de depreciación en el mercado local, retrocediendo hasta los $624,5.

Desde el cierre del mes pasado, el tipo de cambio ha cedido $14,8, lo que ha hecho que el peso chileno destaque entre las principales divisas del mundo, posicionándose como la que más se ha valorizado frente al billete verde en lo que va del mes.

Y el principal motor detrás del avance, dicen analistas, está en la renovada fortaleza del precio del cobre.

La principal exportación del país ha tenido un mes ganador, retomando su nivel sobre los US$3 por libra y se encamina a situarse sobre los US$3,1.

El metal industrial cerró su última jornada en la Bolsa de Metales de Londres con un salto de 1,91% que lo llevó hasta los US$3,0903 por libra, lo que representa un avance de 5,06% en lo que va del año.

Los futuros del metal básico apuntan a que el escenario de precios altos se mantendría: los contratos a diciembre de este año cerraron ayer en US$3,12 por libra, mientras que los de septiembre de 2018 avanzaron hasta los US$3,17 por libra.

Una de las principales presiones para el tipo de cambio durante los últimos días, acota Francisco Schneider, gerente de la mesa de distribución FX de Fynsa, es una fuerte entrada de flujos por parte de inversionistas off shore “apostando a favor del peso”.

Esto, agrega, está “muy correlacionado” con el avance del precio del cobre, que “no ha caído como se esperaba”, dando un impulso al peso nacional.

Schneider comenta que el retroceso de la divisa estadounidense se ha visto apoyado también por una apreciación del euro.

Otros elementos se han sumado como apoyos al avance del peso local, asociados con EEUU. Un escenario fiscal “no tan auspicioso” para el presidente Donald Trump y una Reserva Federal preocupada por la baja inflación, acota Sebastián Senzacqua, economista jefe de BICE Inversiones, lo han impulsado.

Además, hay factores ligados al escenario doméstico que le han dado un empuje adicional, ubicándolo por encima de otras monedas de la región que se han visto beneficiadas por el buen desempeño generalizado de los commodities.

El mercado anticipa que recupere terreno, pero no al nivel de recuperar el lugar en que cerró diciembre.

La mediana de la EEE del mes de octubre arroja que los agentes del mercado esperan que el dólar esté en $635 en diciembre, mientras que la mediana de la EOF de la primera quincena de este mes anticipa un tipo de cambio a $630 en tres meses más.

Las proyecciones de los analistas no son tanto más optimistas. Según datos recopilados por Bloomberg, el promedio de las últimas estimaciones -publicadas en octubre- está ubicado en los $635,8 al cierre de 2017. De ese grupo de pronósticos, el más optimista para el dólar es de Rabobank, que augura $670 a fin de año, mientras que el más pesimista se ubica en los $610 y viene del banco francés Société Générale.