2248892_500.jpg

Trader

Pablo Jaque: "No es un año para los bonos high yield, sino para los investment grade"

Bárbara Sifón A. 02/02/2016

Selectividad, esa es la clave para la inversión en renta fija durante 2016, según Pablo Jaque, gerente de Inversiones en Security AGF, responsable de la administración del fondo más rentable  en renta fija local de corto plazo en 2015, el Mid Term UF.

Para Jaque, eso sí, durante este año habrá que balancear el portafolio entre papeles en UF (en plazos más largos) y en peso, ya que se esperan menores niveles de inflación que en 2015.

“2015 estuvo muy marcado por alza en el spread de emisores no bancarios, las financieras y las caja de compensación, entonces hoy hay una aversión al riesgo idiosincrático de empresas. En 2016 la selectividad va a pagar”, destaca.

¿Qué explicó la rentabilidad del fondo Mid term UF?

Cuando sacamos este fondo buscábamos dar respuesta a los clientes que buscan 100% de exposición a la UF, tiene una duración de 0,85 y como límite un año. 

El driver del desempeño estuvo dado porque en promedio las sorpresas fueron inflacionarias y la segunda derivada viene por el lado que somos bien selectivos a la hora de determinar qué bonos ofrecen mayor retorno, no tuvimos exposición a ningún emisor con problemas, actuamos con una política más bien conservadora.

¿A qué papeles tienen mayor exposición?

Principalmente bonos o depósitos bancarios, de hecho el 76% de la cartera son bonos bancarios emitidos en UF, un 10% son depósitos y tiene un porcentaje de base en UF que son BCU-2 para la liquidez.

¿Es sostenible la rentabilidad obtenida?

A pesar de que éste es un año para estar apalancado en UF-peso, la verdad es que el fondo ha rentado espectacular, la serie B  sube 0,63% y en este caso está más bien dado por una corrida de spread más que de la moneda, porque las compensaciones inflacionarias en lo que va del año han caído punta a punta y lógicamente para un fondo en UF no es bueno, pero la verdad es que como los papeles que componen el fondo tenían tanto spread corporativo y ese es el que ha revertido. A finales del año pasado hubo mucho stress por papeles corporativos, se vio un sobre spread, por distintas razones se gatilló un alza en varios papeles de buen crédito, que de alguna manera ya se están revirtiendo.

¿Cómo viene el resto del año?

Todavía queda espacio para la reversión de spread, eso sí, no es exclusivo de la UF aunque la gran mayoría de los papeles corporativos están emitidos en UF. Entonces, por el lado de la compresión de spread, hay espacio. Para las compensaciones inflacionarias vemos que eso ya está incorporado, en el mercado no se espera que este año sea tan inflacionario como 2015.

Incluso, el Departamento de Estudios de Security está viendo menos inflación que el consenso, espera que esté cerca del 2,9%, mientras que el mercado está sobre el 3,4%

A nosotros nos gusta la curva en UF, pero en tramos más largos, de tres a cuatro años y por lo mismo tenemos fondos que la han incorporado de manera conservadora.

¿Cómo debiese ser el asset allocation en renta fija de un inversionista con un perfil de riesgo moderado?

Hemos tenido un inicio de año muy bueno para la renta fija donde ha habido rally para la base, los fondos llevan rentabilidades cercanas al 1% y eso habla de las oportunidades que había en el sector para el cierre de diciembre. Todavía queda espacio para esto, sobre todo en spreads bancarios que no han hecho la corrección, hay una sensación de exceso de demanda en el mercado y, por tanto, podría seguir andando bien.

En cuanto a composición, nos gusta la UF en tramos más largos, pero principalmente a través de bonos bancarios, es lo que a nosotros más nos gusta. Una composición óptima tiene que tener peso, podría estar en torno a 60% UF y 40% peso. 

¿Cómo ven la renta fija internacional?

El high yield norteamericano ha estado bajo mucha presión y podría asimilarse más al equity que la renta fija. Estamos cautelosos con activos muy riesgosos, vemos un escenario, en el mediano plazo, relativamente complicado para los emergentes. Uno fondo que nos gusta bastante es el de deuda corporativa Latam que privilegia compañías sanas, porque aún queda camino por recorrer en este ajuste con Brasil que todavía está por verse cómo sigue, donde este 2016 no se ve muy bueno. Preferimos irnos por lo seguro, no vemos que sea un año para los bonos high yield, sino para los investment grade y sobre todo sanos. Es un año para navegar con compañías que nos hacen sentir muy seguros en el manejo de sus balances.

Archivos relacionados