Trader

Nada nuevo bajo el sol

PULSO 09/04/2018

Punto de Vista. Por Tomás Casanegra

Muchos creen que para ser un buen inversionista hay que imaginar el futuro, visualizar las tendencias, y sobre todo tener a mano buenas proyecciones. Yo, por el contrario, creo que es más rentable en tiempo, plata y capacidad predictiva, estudiar la historia. Sobre todo, en lo que se refiere al comportamiento de las masas

Los humanos ya llevamos un buen tiempo en planeta tierra para poder sacar conclusiones sobre nuestro comportamiento ante ciertos estímulos y aceptar que somos material disponible para caer bajo el hechizo de la “papita”. Las propuestas de ganancia rápida y fácil nunca han faltado en la historia y nunca faltarán, aun pareciendo cómicas algunas de ellas, simplemente porque la demanda sicológica de ganar mucho esforzándose poco es ilimitada.

A fines de noviembre le hablé de la burbuja llamada Bitcoin, la que contaba con todo el misterio y novedad que permitía a sus creyentes disociar su precio de su fundamento, el que a mi juicio no se encuentra muy alejado de cero. Como saber lo que va a pasar es más fácil que saber cuándo, Mr Cripto (parecido a Mr Market, pero con una bipolaridad más acentuada) siguió inflando la criptomoneda hasta tocar los US$20.000 en el verano, y solo ahí dejarla caer.

Bitcoin llegó a valer bastante más que todas las empresas del IPSA. ¿Se imagina usted? Cadenas de supermercados, bancos, líneas aéreas, minas que van del hierro al litio, cientos de miles de hectáreas de bosque, etc., todo suyo, absoluto dueño y señor de las cuarenta mayores empresas de Chile. Pero no, mejor unos bites en el computador. Así como Mr Market puede disociar precio de valor, Mr Cripto es capaz de disociar lo que representa el “todo” de sus “partes”, y más todavía si las partes suben como la espumita.

Se dice que Bitcoin es una buena inversión porque la tecnología que está detrás, blockchain, lo es. No sé, porque aun asumiendo que esta tecnología, que ya tiene diez años de vida sin aún ser usada masivamente por nadie, está cerca de su tipping point, habría que preguntarse como un éxito de ella va a ser monetizado por los propietarios de Bitcoin. Por ejemplo, los inversionistas en los “pets.com” de fines de los 90s apostaron al éxito de Internet, le achuntaron con la apuesta, y aun así perdieron todo.

Pero esa experiencia de gente mayor como usted y yo, ya entró en los libros de historia, por lo que esta generación requiere urgentemente una burbuja de su propia creación. Mark Twain decía que hay cosas que solo se pueden aprender cuando arrastras un gato tirándolo de la cola. Lamentablemente, cada generación debe arrastrar su propio gato. P

*El autor es ingeniero civil de la PUC y MBA de The Wharton School (@tomcasanegra).