Banco Santander

Trader

Las apuestas de Santander para aprovechar el cambio de ciclo: constructoras, retail y consumo

Javiera Donoso 02/02/2018

Para la administradora de fondos, el corazón del asunto está en las mejores perspectivas económicas para Chile.

Después de un 2017 increíble para la bolsa, el mercado espera un 2018 moderado. En Santander Asset Management, administradora del fondo de inversión small cap más rentable de 2017, están apostando por acciones que se beneficien de una mejora en la economía local, aunque indican que la selectividad cobrará más importancia y que el auge no será tan cuantioso como el año pasado.

En 2017, el IGPA small, índice de la Bolsa de Comercio que agrupa los principales papeles de bajo patrimonio bursátil, superó el desempeño del indicador referente por más de 15pp: rentó 50,89% el año pasado, frente al 34,04% del IPSA.

“En 2017, la bolsa se movió mucho por expectativas. En 2018 vamos a estar hablando más de realidades”, explica Héctor Godoy, head of equity de Santander A.M. y portfolio manager de su vehículo de inversión small cap, el que rentó 55,78% el año pasado. En esa línea, el ejecutivo asegura que las miradas ya no están sobre los resultados de las compañías en el último trimestre del año pasado, sino que los del primer cuarto de 2018 en adelante.

El corazón de la estrategia de Santander en el segmento de pequeña capitalización bursátil es apuntar a las compañías que se vayan a ver más beneficiadas de la espera recuperación económica de este año, las que mejor puedan “capitalizar” el aumento en la demanda interna que se espera que se genere en el país.

“Nosotros vemos demanda interna en construcción, retail y consumo. Esas compañías deberían tener un muy buen año”, dice Godoy.

El rubro constructor en particular, destaca, es uno de los primeros que reaccionan a los cambios de ciclo económico, además del beneficio que verían a raíz de un aumento en la inversión y el alza del precio del cobre.

Según la última información disponible, actualizada al 29 de septiembre del año pasado, estas preferencias se alinean con la cartera con la que el fondo Santander small cap empezó el último trimestre de 2017. En ese momento, el sector construcción e inmobiliarias tenía un peso de 28,05% dentro del portafolio, con Besalco, SalfaCorp, Paz y Socovesa dentro de las diez mayores posiciones. Consumo acumulaba una ponderación de 21,25% y Retail de 20,94%.

Desde el lado de los flujos, uno de los pilares del rally de los papeles small cap el año pasado, Godoy asegura que van a continuar, pero en menor medida que lo que se registró el año pasado. “Hay que tener claro que el 2017 fue un año casi récord en términos de aporte a los fondos de small cap. Se recibieron cerca de US$300 millones netos”, recalca.

De todos modos, interés hay. El renovado acercamiento de los inversionistas retail a la bolsa nacional después de meses de auge hizo que la administradora de fondos de Santander lanzara en diciembre del año pasado un nuevo vehículo para captar el entusiasmo en torno a la renta variable nacional, un fondo mutuo mid cap.

En el mundo large cap, además de la capacidad de captar de buena manera la recuperación económica del país, van a jugar un rol importante la evolución de las economías latinoamericanas (dado que muchas compañías tienen operaciones relevantes en la región) y si es que se mantienen los flujos provenientes del extranjero inspirados por un mayor apetito por emergentes.

Además de estas variables, comenta Godoy, si el IPSA logre llegar a y mantenerse sobre la línea de los 6.000 puntos dependerá de si los resultados de las compañías se alinean con las expectativas de repunte.