Trader

La nube sigue sobre los mercados

PULSO 07/01/2016

Por Eduardo Ruiz-Moreno. Las crisis generalmente se producen por falta de plata, pero la sobre abundancia de liquidez está generando un nuevo tipo de crisis.

Terminamos un año de alta volatilidad con la esperanza de comenzar uno de calma, sin embargo nos despertamos el lunes 4 de enero con la noticia de la fuerte corrección en la bolsa de China, la que afectó a todos los mercados del planeta. Europa comienza una etapa de crecimiento, la economía americana se despide de su política monetaria expansiva ante las buenas señales de su economía, pero ahora es el gigante asiático el que preocupa por su malas cifras las que también tienen una cuota de incertidumbre al no saber cuan reales son.

El dólar se dispara y sobrepasa con creces los $700, el cobre en caída libre hace templar las reformas y el inversionista no sabe a dónde ubicar sus ahorros luego de años con retornos dispares en general. 

La teoría nos dice que si las tasas de interés se mantienen bajas por mucho tiempo la rentabilidad se debe buscar en las acciones y viceversa. No ha sido el caso de los últimos períodos, ya que después de la crisis subprime de 2008 las teorías han servido de poco y los mercados se han comportado de forma totalmente errática.  

Las crisis generalmente se producen por falta de plata, pero en este caso la sobre abundancia de liquidez está generando un nuevo tipo de crisis, que al ser un evento nuevo nadie sabe por dónde llegará el ajuste.

Mi teoría es que este exceso de liquidez ha generado distorsiones en el mercado de los bonos en todos su tipos, ya que las empresas y gobiernos se han estado financiando a tasas de interés ridículamente bajas y también por el lado de las acciones en donde vemos relaciones precio / utilidad muy lejos de sus mínimos históricos o muy por el contrario, en algunos países por sobre sus promedios de los últimos años.  

Durante el año recién pasado fue difícil encontrar bonos atractivos para comprar y así también bolsas atractivas para invertir. No pareciera ser muy diferente la situación para este año 2016, en donde se verá la respuesta de la economía americana al retiro de los incentivos monetarios y a la economía europea y japonesa acostumbrarse a un menor crecimiento de China. 

Mi recomendación es llamarlos a la cautela, pues estamos en un momento único del tiempo ante el retiro masivo de estímulos en  EEUU y un escenario poco auspicioso para el gigante asiático, que tan devastador resultado ha traído por estos lados del continente.

*El autor es director Latina America en Edmond de Rothschild Asset Management.

Archivos relacionados