Trader

Fijar la Libor: una pregunta compleja bajo el escenario actual

PULSO 28/01/2016

Por Fernando Ostornol. Bajo este escenario, la decisión de fijar las tasas Libor en los créditos en dólares no se ve trivial.

El escenario económico actual de EEUU parece más bien complejo. Aún cuando comienzan a normalizarse las tasas de interés con la subida de 0,25% de diciembre de 2015, primera alza vista en cerca de diez años, la inflación parece no despegar de su nivel actual cercano al 0%. Pese a esto, la Reserva Federal ha comprometido cuatro alzas adicionales para 2016, y los funcionarios del ente emisor se mantienen por ahora tranquilos, aún cuando un posible retroceso del gasto del consumidor puede sacar a la Fed de su curso para subir gradualmente las tasas de interés. 

El desempeño de las bolsas chinas visto en el último tiempo, el que acumula en un mes un retroceso del 23,65%, sumado a las palabras del primer ministro Chino, Li Keqiang,  de que el panorama económico global se complicará más este año con respecto a 2015 y tendrá un impacto mucho mayor sobre China, hace temer a los economistas una caída en el crecimiento económico del país, lo que pone mayor presión en la Fed en cuanto a cómo seguir con su plan de alzas.

Bajo este escenario, la decisión de fijar las tasas Libor en los créditos en dólares no se ve trivial. Por un lado la parte macro nos indica que el alza puede ser más lenta pero, por otro lado, versus la historia aparentemente se ve interesante fijar la tasa al largo plazo.

Si miramos como se ve un swap de tasas a 5 años contra la Libor de 3 meses versus la historia de los últimos 15 años se puede apreciar que los niveles de tasa fija se encuentran en niveles históricamente bajos. Entonces, ¿Fijamos o no nuestros créditos en dólares a tasa variable?

Y es aquí donde un poco de ingeniería financiera nos puede ayudar. Si pensamos que la historia no sirve para predecir el comportamiento futuro de las variables económicos, podríamos analizar las tasas forward de la Libor implícitas hoy en las tasas swaps a 5 años. Las cuales son factibles de capturar si cerráramos un Interest Rate Swap. Con esto tenemos una herramienta concreta para decidir en base a la velocidad esperada del alza de tasas, si queremos fijar una parte de nuestra deuda en tasa libor. 

Por un lado fijar tasas hoy implica pagar en el swap una tasa más alta que la Libor que se recibiría (”Carry Negativo”), lo cual en el tiempo se compensa si y sólo si las alzas estipuladas en la curva forwards realmente ocurren. Pero por otro lado, si se cree en los ciclos económicos y que la historia se repite, podríamos fijar nuestros créditos a tasas históricamente bajas.  

*El autor es gerente general de Netgociando.

Archivos relacionados