Trader

El Plan como una Trampa

PULSO 08/01/2016

Por Gonzalo Restini.

El ministro metió la llave en la puerta con mucho cuidado. Había llegado tarde. El Imacec de 1,8% era un golpe que no esperaba. Estaba cansado, quería pensar. Fue a su escritorio sin hacer ruido. Buscó el libro. Lo conocía muy bien. En otros momentos difíciles había buscado ideas e inspiración en ese antiguo sabio. Ahí estaba. Lo sacó y lo hojeó, escaneando las páginas, hasta que lo encontró: Capítulo 12: El Plan como una Trampa. “El Plan es importante, pero las circunstancias son siempre distintas a las imaginadas. El Líder debe ser flexible para modificarlo en caso de ser necesario. Hay ocasiones excepcionales en que el escenario de la batalla toma una forma radicalmente diferente a lo esperada. En estos casos es imperioso reaccionar. Mantenerse apegado al Plan será una trampa mortal. Si  no se actúa, el fracaso es casi seguro”.

Quedó pensativo. Revisó su celular. El mercado chino se había suspendido por segunda vez en una semana. -7% en media hora. No podía ser. Respiró hondo y sintió algo parecido a un escalofrío. Se fue a la cocina, sacó una cerveza. Salió al jardín donde se escuchaban los regadores de las casas cercanas. Era obvio. El libro tenía razón: Su Estrategia, su Plan, aunque no diseñado por él, estaba basado en un escenario absolutamente diferente al que estaban enfrentando. El Programa de Gobierno se había armado durante 2012 y 2013. China crecía al 8%. El cobre estaba a US$3,5. Brasil todavía bailaba samba. Bernanke comandaba la Fed. Era otro universo. Era tan claro que el supuesto más importante estaba escrito en la página 40 del Programa: el crecimiento tendencial de Chile era 4,8% y retomaría el 5% en la segunda mitad del mandato. Una cosa imposible.

Así se habían diseñado las Reformas Tributaria, Educacional, Laboral y Constitucional. En otra galaxia. Todas ellas agregaban más gasto, más incertidumbre, más dificultades para crecer.

Tomó un segundo trago. Sintió que el gas le quemaba la tráquea. Un perro ladró. Buscó luz para seguir leyendo. “Cuando hay estos cambios dramáticos del escenario de la batalla y el líder no reacciona, está cometiendo dos errores simultáneamente. En primer lugar, su antiguo Plan lo forzará a recorrer una ruta llena de errores innecesarios,  que sólo acrecentarán el peligro. Adicionalmente, no se ocupará de generar una nueva Estrategia, que se haga cargo de las nuevas circunstancias. Así, los dos filos de la Trampa aprisionarán al Líder, y conducirán a su ejército a una derrota garantizada”

El ministro cerró el libro. Pensó que si todo dependiera de él, quizás sería diferente. Se sintió muy cansado. Pensó en que tanta gente dependía de él. Gente que no conocía. Millones. Esa  misma capacidad de influir en el curso de las cosas, que lo había llamado a estudiar Economía, ahora se había vuelto en su contra. Pesaba como un saco en su espalda. 

Tomó otro trago y pensó mejor. El era fuerte, siempre lo fue. Terminó la cerveza. Una alarma sonaba a lo lejos. Entró. En un rato, se fue a acostar, convencido por la simpleza del argumento. Ese sabio chino tenía razón… Había que cambiar de rumbo, no había otra alternativa. Y después de un largo día, el Ministro se durmió.

*El autor es panelista de Información Privilegiada, de Radio Duna.

Archivos relacionados