Trader

Crece el pesimismo frente al euro: ajustan proyecciones para el 4T a US$0,95

Bárbara Sifón A. 05/01/2016

Ayer la moneda común se depreció un 0,38% hasta los US$1,0819.

Durante 2015 hubo muchas proyecciones apuntando a que el euro-dólar llegaría a la paridad. Estuvo cerca, pero finalmente no ocurrió. Para 2016 el debate promete continuar, pero algo más radical. Los pronósticos del mercado muestran un escenario en el que el cruce perfora US$1, situación que no ocurría desde noviembre de 2002, cuando tocó los US$0,99.

ABN Amro, Bank of America Merrill Lynch (BofA) y BBVA tienen las proyecciones más pesimistas: el euro cerraría 2016 cotizando en US$0,95. En la vereda de enfrente se encuentra HSBC como el más optimista esperando que finalice en US$1,2.

La firma que primero espera que el intercambio esté por debajo de la paridad es ABN que prevé que en el segundo trimestre toque los US$0,95.

Estimaciones lejanas a los que indicaban las firmas al cierre del tercer trimestre de 2015 cuando BBVA estimaba que terminaría este año en US$1,14, ABN en US$1,05 y BofA en US$1 . 

Mientras que ayer, en un día complejo para las monedas que se vieron arrastradas por la caída del mercado chino, el euro se depreció un 0,21% y cerró en US$1,08.

“Mantenemos una visión pesimista sobre el euro en el corto plazo y esperamos que el EUR/USD se debilite hasta US$0,95 al término de 2016. Asimismo, nuestro nivel de equilibrio para el EUR/USD está en US$1,16, la estimación cae bajo la paridad si tomamos en cuenta la gran diferencia entre las brechas de producción de la eurozona y Estados Unidos. Los riesgos inflacionarios de la zona euro se mantienen bajos respecto de EEUU”, detalla Bank of America en su visión de la moneda única para este año.

De todas formas, el banco de inversión indica que, pensando en el corto plazo, aún no es tiempo para vender EUR/USD.

“Algunos indicadores siguen apuntando a un aumento en los riesgos del euro en el corto plazo. El mercado permanece corto en el euro y largo en acciones de la zona euro, lo que apunta a un alza en los riesgos para la moneda, porque esta posición está cubierta en monedas”, puntualiza el informe.

Respecto al programa de estímulo monetario que está llevando a cabo el Banco Central Europeo (BCE), en BofA no esperan mayores paquetes durante la primera mitad de este año, mientras que los mercados podrían tardarse el mismo tiempo en formarse una visión sobre el ritmo de alzas de la Fed. 

“Los más pesimistas con el euro deben ser pacientes con el plan de estímulos para 2016. Primero necesitamos más evidencia respecto de que la inflación de la eurozona se mantendrá baja antes de que el mercado empiece a incorporar en los precios mayores paquetes”, afirma BofA. Asimismo, esperan que el BCE empuje contra la fortaleza del euro.

El reporte agrega que Mario Draghi, presidente del BCE, ha logrado romper el anterior rango entre US$1,1 y US$1,15 por euro y, por tanto, esperan que mantengan la moneda cercana a los actuales niveles antes de considerar si son necesarios mayores estímulos al término de 2016.

Por otra parte, para Bank of America es probable que el Banco Popular Chino esté más dispuesto a aceptar una debilidad del euro luego de que abandonara su vínculo con el dólar, lo que podría sugerir un mayor equilibrio de reserva para la divisa estadounidense.

Con todo, la recomendación de BofA es estar cortos en EUR/SEK y EUR/JPY.

Respecto de la relación con las coronas suecas, detalla que la información macro de ese país ha sido la más fuerte del G10, al tiempo que esperan que muestre el mayor crecimiento en Europa durante este año.

Para la relación con la moneda japonesa, indica que el mercado puede estar preguntándose el efecto que puede tener un mayor estímulo en ese país cuando los fondos de pensiones ya han completado el rebalanceo de sus portafolios. “Al mismo tiempo, el BCE tiene un largo camino para alcanzar al Banco Central de Japón”.

Archivos relacionados