Aguas Andinas

BICE: retorno del riesgo regulatorio no afectaría a acciones de Aguas Andinas

Javiera Donoso 17/04/2018

La firma de estudios mantuvo intacto su precio objetivo para la sanitaria, pese a que en el Congreso se busca reflotar reforma.

Los ecos del riesgo regulatorio ligado a una potencial reforma en el sistema de tarifas vuelven a sonar en torno a Agua Andinas, pero no debería haber un mayor impacto en los papeles de la principal sanitaria.

A finales de la semana pasada, en el marco de una presentación del nuevo ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, ante el Congreso, el senador Alfonso de Urresti preguntó cuál es la postura de La Moneda sobre el proyecto de ley presentado el año pasado para modificar el marco regulatorio de la industria.

En esa línea, el parlamentario anunció que reactivará las discusiones en torno al proyecto, que no ha sido modificado ni discutido en más de un año. La medida busca reducir las tarifas de las sanitarias y el piso de 7% de ROA (retorno sobre activos, por sus siglas en inglés) que tienen actualmente.

Después de que se conociera de la reactivación de los riesgos regulatorios, las acciones de la serie A de Aguas Andinas sufrieron el impacto: entre la sesión del jueves y la del viernes, el papel cayó un 1,85%.

Hasta el momento, el impacto en los papeles se calmó, pero no están repuntando. Al finalizar las operaciones ayer, los títulos de la principal sanitaria del país cayeron un 0,21% hasta los $395.

Mirando hacia adelante, sin embargo, BICE Inversiones mira con optimismo los títulos, augurando bajas probabilidades de que haya cambios grandes en el marco regulatorio de la industria.

“Según nuestras estimaciones, basadas en el último proceso de tarifas, una baja de 1% en el ROA regulatorio implicaría una baja de alrededor de 9% en las tarifas de Aguas Andinas”, señaló la firma de estudios, agregando que su precio objetivo de $443 para el cierre de 2018 ya contempla una contracción de 1,5% en ROA regulatorio. En esa línea, que se concretara el proyecto de ley no afecta la visión de BICE del papel.

Además, agregaron, es “poco probable” que se apruebe la normativa con sus condiciones originales, su tramitación sería lenta si es que logra avanzar en el Congreso, y que “se ve poco probable” que el Gobierno actual “apoye un proyecto que ni siquiera la administración anterior apoyó en su forma original”.

Considerando todas esas variables, para BICE la mejor estrategia es “mantener” los papeles. Ahora, si hay una mayor corrección en el mercado, agregaron, eso podría abrir un punto de entrada al papel.