In this photo released by Xinhua News Agency

Trader

El auge de Xi Jinping y sus consecuencias para emergentes

PULSO 13/03/2018

Por Jorge Cariola. En materia de activos, seguimos recomendando una sobreponderación de monedas emergentes.

La desaceleración de la economía china es ampliamente esperada, pero sus impactos aún no son totalmente dimensionados. Un aspecto poco considerado dentro del proceso es que hoy no existe la infraestructura ni la capacidad de proveer los bienes y servicios que una población que se enriquece demandará. Esto crea oportunidades para entrar en el mercado de mayor atractivo en los próximos años, pero también implica que el principal consumidor de las materia primas latinoamericanas seguirá necesitándolas.

El presidente chino, Xi Jinping, comenzó su periodo indefinido de gobierno, tras eliminar la regla de sucesiones en el cargo. La consolidación de poder ayudaría a profundizar los pilares de su gobierno, dentro de los que destaca el mayor control de la contaminación y la continuación del proceso de migración interna, que se estima ha llevado a 600 millones de personas a estas desde 1980.

Un riesgo para el mundo emergente es que China usaría menos materias primas. Por eso la señal de Xi es importante, ya que la mayor importancia de la parte interna de la economía significa que la demanda por commodities no caerá. China construirá ciudades que alberguen a los nuevos migrantes, que podrían superar los 200 millones a 2025. Esto requerirá usar acero, cobre y hierro. Por otro lado, el control de la polución llevaría a reemplazar la producción de hierro y cobre, que usa métodos sucios, por importaciones. Finalmente, el auge del uso de autos eléctricos, los que tienen un uso intensivo de cobre y litio, continuaría.

El gran desafío es satisfacer las necesidades de una población más rica, educada y urbana. La infraestructura necesaria hace prever que la demanda por materias primas seguirá existiendo, otorgando un colchón para los países que las exportan. Sin embargo, las verdaderas oportunidades estarán en la introducción de nuevos productos y en buscar otras maneras de agregar valor.

En materia de activos, esto nos lleva a seguir recomendando una sobreponderación de monedas emergentes. Respecto a Chile, esperamos que el peso mantenga una trayectoria hacia $585 en el año, con un precio del cobre entre US$ 3,2-3,3 la libra. En renta variable local, este panorama motiva que entre nuestras principales apuestas por ahora lideren los papeles de SQM.

El autor es economista de Inversiones Security.