Trader

AFP retornaron a la renta fija durante abril

PULSO 13/05/2016

Las administradoras registraron una inversión neta de US$338 millones en dichos instrumentos en el cuarto mes.

Los fondos de pensiones retornaron a la renta fija local, luego que registraran una inversión neta de US$338 millones en dichos instrumentos durante abril, dejando atrás importantes niveles de desinversiones netas en los meses previos.

De acuerdo al análisis realizado por BCI Estudios, ese nuevo interés de las AFP está asociado a la menor incertidumbre en la expectativa de la evolución futura de las tasas de interés y al anuncio de mayor liquidez de instrumentos por parte de Tesorería. En abril se dio inicio al calendario con la colocación de más de US$1.000 millones en instrumentos BTP-5, colocación que fue adjudicada en casi un 40% por los fondos de pensiones. Hacia mediados de año, se esperan colocaciones de instrumentos de mayor duración, que son tradicionalmente de mayor atractivo para las gestoras.

Dentro del monto total de inversión en el mes, el instrumento preferido por las AFP fueron los PDBC en pesos, “instrumento que ha constituido una fuente de liquidez al mercado, en un contexto de escasas emisiones por parte del Banco Central durante este año”, detalla BCI.  En abril, la inversión neta de PDBC en pesos fue de US$659 millones, seguido de bonos bancarios en UF por US$349 millones y BTP por US$215 millones. A nivel de las desinversiones netas por instrumento, los depósitos a plazo en pesos mostraron el menor interés de las administradoras, con una desinversión neta de US$760 millones. A este instrumento, le siguen desinversiones por US$127 millones en bonos corporativos nacionales en UF y US$102 millones en bonos corporativos nacionales en dólares.

El reporte señala que al  igual que en marzo, la importante desinversión en depósitos a plazo (DAP) nominal puede estar asociada a la caída en la expectativa implícita de inflación DAP a un año, como un factor de mercado que podría estar detrás del recambio a UF y preferencia hacia depósitos indexados, con una inversión neta de US$108 millones en DAP UF.

BCI Estudios indica que a diferencia de lo sucedido en marzo, “se observan cambios más importantes en la reducción de la duración de la cartera de renta fija local. Tal como mencionamos en nuestro informe anterior, las AFP continuaron con la reducción de la duración de la cartera RFL, en un contexto de mayor disponibilidad de instrumentos y condiciones de mercado favorables para ello”. 

A nivel de cartera agregada, los fondos de pensiones  recortaron la duración de la cartera desde 7,44 años durante marzo hasta 7,38 en abril. A nivel de moneda, en el caso de los instrumentos en UF se redujo la duración desde 8,33 años hasta 8,25 años, mientras que en Pesos la duración se ubicó en 5,47 años en abril.

En el período de análisis, las curvas de bonos en pesos y en UF mostraron movimientos dispares en sus rendimientos. Por el lado de los bonos en pesos, la modificación en el sesgo de política hacia uno más dovish, entendido como una postergación mayor en el ritmo de alzas propuesto hace meses atrás, los rendimientos de los bonos en todos los plazos mostraron retrocesos. A esto se suma, una presión a la baja en bonos de duración mayor tras el retroceso en el Treasury-10 más reciente. Por otro lado, los bonos en UF mostraron incrementos en sus rendimientos, asociados a un ajuste a la baja en la expectativa inflacionaria de corto y mediano plazo. Con ello, los rendimientos de más baja duración sufrieron un repunte que favoreció algunas apuestas de AFPs con expectativa de corrección a la baja en las tasas de estos papeles.