Tech

Miradas sobre inteligencia artificial enfrentan al mundo tech

Paula Núñez 01/08/2017

¿Regular o no el desarrollo de la IA? El fundador de Facebook es optimista, pero Elon Musk cree que puede ser un peligro para la humanidad sin regulación.

A mediados del siglo pasado, Issac Asimov hablaba de un mundo en que los robots eran capaces de aprender por sí mismos y suplían a los humanos en muchas tareas. 70 años más tarde la inteligencia artificial (IA) empieza a tangibilizar las ideas propuestas por Asimov, dividiendo al mundo de la tecnología.

La semana pasada, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, se enfrentó a otro titán de la industria: Elon Musk, fundador de Tesla, Paypal y Space X, entre otras. ¿El tema en disputa? Las implicancias de la IA. Mientras Zuckerberg apuesta a que su integración mejorará la calidad de vida, Musk enfatizó en que si no se regula puede significar un serio peligro para la humanidad. “Hasta que la gente no vea robots en la calle matando a otras personas, no saben cómo van a reaccionar porque todavía parece algo muy etéreo”, señaló el fundador de Tesla frente a la Asociación Nacional de Gobernadores de EEUU.

Si bien son visiones enfrentadas, Loreto Bravo, directora del Instituto Data Science de la Facultad de Ingeniería UDD, considera que son necesarias. “Es un hecho que la IA va a revolucionar casi todas las industrias. Al igual que todas las tecnologías implica riesgos, pero se tiene que aprender a lidiar con ellos”.

Pero Musk no ha sido el único en enfatizar acerca de la regulación de esta tecnología. En febrero, un grupo de investigadores y líderes digitales, entre los que destaca Bill Gates y Stephen Hawking, firmaron una carta para establecer parámetros éticos del uso de la IA. “La visión negativa es súper necesaria para impulsar el desarrollo de legislación en torno a esta tecnología”, añade Bravo.

Con esa visión coincide Christian Sfeir, director de Cloud en Microsoft Chile. Señala que la llegada de la IA está planteando nuevos problemas que deben ser considerados para preservar valores como el respeto por la autonomía y la intimidad. “Los organismos e instituciones deben trabajar en al menos tres líneas para regular y fomentar la IA: modernizar las leyes y prácticas que permitan el desarrollo de la IA; fomentar el desarrollo de las mejores prácticas éticas, y evaluar la ley de privacidad”.

Un buen ejemplo de este debate fue lo ocurrido hace unos días, cuando Facebook decidió desconectar dos máquinas que funcionaban con IA porque habían desarrollado un lenguaje propio, con el que no habían sido programadas. “Hay un reto latente en preparar a las futuras generaciones para coexistir con la IA. En este sentido, la educación digital es un área en la cual se debe profundizar y en la que se deben establecer lineamientos que aseguren su continuidad en el tiempo”, dice Juan Luis Núñez, gerente general de Fundación País Digital.

Las proyecciones de IDC señalan que los ingresos a nivel global por concepto de sistemas de inteligencia artificial y cognitiva llegarán a los US$12.500 millones a lo largo de 2017. Se trataría de un incremento de 59,3% frente al año anterior. La inversión en torno a esta tecnología seguiría un crecimiento promedio anual de 54,4% hasta 2020, cuando sus ingresos superen los US$46.000 millones.