Tech

Las nuevas tecnologías de pago que podría traer la próxima licitación del Transantiago

Daniel Fajardo Cabello 12/05/2016

La renovación del sistema de transporte de Santiago podría aumentar las alternativas de pago e incluso, incorporar a los teléfonos inteligentes.

Algo que parece tan simple como la tarjeta bip! posee una  gran desarrollo informático por detrás. Si a esto le sumamos todos los sistemas de recolección de datos y monitoreo online tanto de buses como de las líneas de Metro, queda claro que sin tecnología, el Transantiago no podría operar.

Por esto, el 2018 será un año fundamental, no sólo porque será la nueva licitación del sistema de transporte capitalino (además del lanzamiento  de las líneas 3 y 6 del Metro), sino porque los santiaguinos podremos ser testigos de nuevas tecnologías que incorporará este sistema de transporte.

Para José Orlandini, gerente corporativo de la División Servicios TI de SONDA, actualmente los sistemas tecnológicos que soportan el Transantiago son totalmente centrados en la función que cumplen. “Pero la idea es que a futuro, tengan al usuario al centro, unificando la visión que una persona tiene de todos los sistemas de transporte con los que se puede desplazar por la ciudad”, dice Orlandini.

Esto incluiría varios elementos como el automóvil, estacionamientos, bicicletas, viajes a pie, transporte público y privado, carpooling, taxis, Uber, Cabify y otros medios, incorporando datos de tráfico, precios de carreteras urbanas e índices de contaminación y eficiencia energética. 

Pero según el Ministerio de Transportes, el no pago del pasaje llegó al 26,8% el 2015, el más alto desde que se inició el sistema (2007).  

Por eso que una de las principales tecnologías que veremos en los próximos años debería ir por el uso de múltiples medios de pago. “Es cierto que el pago con celular pueden desplazar el uso de todo tipo de tarjetas, pero creemos que eso demorará aún algún tiempo, por lo que en los próximos años en Chile se seguirá la tendencia de incluir otras tarjetas que no son utilizadas exclusivamente para el pago de transporte”, indica Orlandini.

El ejecutivo de Sonda se refiere por ejemplo a las tarjetas bancarias inalámbricas (tecnología EMV, que ya varios bancos están emitiendo en Chile), las que incluyen tanto a tarjetas de débito como a tarjetas de crédito.

Así mensualmente, en su estado de cuenta, el usuario recibirá el cobro correspondiente a su utilización de los medios de transporte público.

Independiente de esto, el pago con dispositivos móviles será una realidad muy próximamente, y se irá masificando con los años. 

La tecnología disponible que ya existe en smartphones y dispositivos móviles, permite que operen como una tarjeta de crédito, de débito o Tarjeta bip!, con los elementos de seguridad que se requieren.