Tech

Cobertura y calidad, temas aún pendientes en las telecomunicaciones

Daniel Fajardo Cabello 17/05/2016

Operadores, consultoras y la Subtel hacen un análisis de los elementos que faltan en nuestro país. La calidad del servicio e infraestructura siguen al debe.

El 94% de los hogares chilenos tiene posibilidad de acceder a los servicios de telecomunicaciones en Chile, según datos de Subtel. Pero una de las metas del Gobierno es llegar a 98% a fines del 2018 porque, según Pedro Huichalaf, subsecretario de Telecomunicaciones, el acceso a todos los chilenos es aún uno de los temas que están “al debe”.

En el contexto del Día Internacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información que se celebra hoy (este año tiene como temática la importancia de la iniciativa empresarial en las TIC para lograr repercusiones sociales), le preguntamos a los principales actores de esta industria y a las autoridad cuáles son los temas pendientes con respecto a las telecomunicaciones en Chile. La cobertura aún sigue siendo importante. Pero también hay otros temas como la creación de infraestructura, calidad de servicio y el tan esperado funcionamiento definitivo de la banda de 700 MHz de telefonía móvil.

Espectro. Claramente uno de los “dolores” inmediatos que tienen los principales operadores de telefonía móvil es la puesta en marcha definitiva de las operaciones de la red 4G en la banda de 700 MHz, que permitiría optimizar el uso del espectro para conexiones de mayor velocidad.

Justamente hoy debería anunciarse el “vamos” por parte de las autoridades y el sector privado, para así, terminar su despliegue definitivo en los plazos estipulados en la licitación. “Con esto, Chile retomará el liderazgo tecnológico de la región, además de tener la plataforma que se requiere para derribar las barreras geográficas y desarrollar los productos y servicios que la era digital impone, como son la telemedicina, teletrabajo, educación a distancia y realidad virtual, entre otros”, comenta Manuel Araya, gerente de Regulación y Asuntos Corporativos de Entel.

Una opinión similar tiene Vady Guerra, director de Productos SVA y Estrategia de Claro Chile. “El espectro es un recurso escaso de uso público y a través de él nosotros (los operadores), entregamos servicios. El problema es que el tráfico está yendo más rápido de lo que lo hace la asignación del espectro por parte de Subtel”, comenta y agrega: “Esto nos empieza a retrasar como país. La tecnología está avanzando a una velocidad mayor y hay que equilibrarlo con la asignación oportuna del espectro”.

Por último, Sebastián Precht, CMO de WOM señala: “La banda 700 traerá mayor competencia que beneficia a los clientes. Entrega la posibilidad de mejorar las tecnologías, para que exista igualdad para todas las operadoras y así competir bajo las mismas condiciones. Por lo que poder contar con un cuarto operador en este espectro impactará positivamente a los consumidores”.

Cobertura. Pero si bien la autoridad empatiza con el problema de la banda de 700 MHz, para Pedro Huichalaf, lo importante es promover el desarrollo de las telecomunicaciones. “Por lo tanto a través de la licitación, lograremos que exista cobertura para localidades que aún no cuentan con estos servicios de conectividad”, apunta la autoridad, confirmando que éste y otros elementos lograrían la meta del 98% de cobertura para el fin del mandato de Bachelet. “Sería ideal el 100% y en eso estamos trabajando, pero por el momento ya tenemos nuestro objetivo”, agrega la autoridad.

Uno de las iniciativas estrella de la actual administración con respecto a cobertura nacional es el Proyecto Fibra Óptica Austral (FOA) que espera unir Puerto Montt y Puerto Williams mediante más de 3.000 kms de una carretera informática de alta velocidad  por territorio nacional (en estos momentos se debe pasar por Argentina). La documentación para la licitación está actualmente en Contraloría. Y Huichalaf es optimista: “Espero que el concurso se adjudique este año. Así uniremos a Chile por Chile con fibra digital”, indica el timonel de la Subtel.

Según la consultora IDC, que tiene una visión más imparcial, la clave está en una mayor cobertura de la red fija, especialmente en zonas rurales. “Si bien, tanto el Gobierno como los proveedores de telecomunicaciones han realizado un gran esfuerzo para conectar estas zonas con infraestructura móvil, especialmente dadas las características geográficas de nuestro país, la tecnología móvil aún no es capaz de brindar las mismas prestaciones que una red fija”, apunta Patricio Soto, gerente de investigación en telecomunicaciones de IDC.

Infraestructura.  Pero para la cobertura se requiere también infraestructura y es aquí donde algunos actores creen que aún hay deudas. “Una vez que tienes asignado el espectro hay que desplegar la red y eso, se hace con antenas. Chile es uno de los países más cuidadosos al respecto, porque se respeta mucho la opinión de la ciudadanía, pero necesitamos resolver de qué forma instalamos más antenas o sino, los usuarios no tendrán las velocidades que requieren. Tenemos que equilibrar las necesidades y opiniones de las personas, las municipalidades, el Gobierno y las compañías”, comenta Guerra, de Claro.

En otros países el tema se ha solucionado, utilizando las mismas edificaciones existentes para dar cobertura, incluso, muchas compañías financian obras de arte, donde se incorpora de forma “camuflada” las antenas. 

Es tan estratégico este punto que varias telecos ya tienen departamentos especializados en la relación con las comunidades, donde el tema de las antenas es clave.

Para Redvoiss, compañía que ofrece telefonía por internet (telefonía IP), la fórmula para mejorar la infraestructura -independientemente del tema de las antenas-  está simplemente en reemplazar el cableado. “En Chile se ha sobre invertido en la construcción de redes paralelas por distintos operadores. Basta ver la cantidad de cables tirados en la calle y que se siguen instalando en los postes de alumbrado. Cada compañía le paga a la de electricidad por utilizar sus postes y cada una de ellas tiene que comprar cables, instalarlos, mantenerlos y eso redunda en altos costos que se transfieren a los usuarios”, recalca Alberto Mordojovich, vicepresidente ejecutivo de Redvoiss.

Calidad de servicio. Se puede aspirar a una buena cobertura en un país como el nuestro, donde casi el 80% de la población es usuario de internet y a diciembre de 2015, existían 23.206.353 millones de abonados a telefonía móvil (1,28 de teléfonos por habitante). Pero tanto más importante son la calidad y el aumento de servicios sobre dicha red. “Somos un país muy tecnologizado, pero estos usos los vemos con fuerza en el entretenimiento, el uso del streaming de videos y música y redes sociales. Sin embargo, aún debemos aprender a llevar el uso de internet a otro nivel como trámites médicos, bancarios, compras y servicios del Estado”, dice Soto, de IDC.

Vady Guerra agrega: “La regulación tiene que facilitar el avance tecnológico en otros servicios. Un buen ejemplo es Uber, que corre sobre la infraestructura de los datos móviles, o que se pueda pagar el transporte público por los smartphones”, dice el ejecutivo de Claro.

Huichalaf cree que independiente de los servicios, la clave está en la calidad de los mismos y recoge el guante: “Estamos aún en deuda en cuanto a los estándares de calidad de servicio de los operadores, porque no existe una reglamentación para que Subtel tenga atribuciones directas para fiscalizar. Pero hay un proyecto de ley que está en su tercera fase en el Senado, que nos dará más atribución y si no se cumplen los estándares de calidad, habrán sanciones”, concluye el subsecretario de Telecomunicaciones.

Portabilidad total. Otro gran desafío de la industria es la portabilidad total. Es decir no sólo en los servicios de telefonía móvil, donde han quedado de manifiesto los beneficios que ha tenido para los consumidores, “sino que también en otras áreas como la telefonía fija, internet y TV, en los que actualmente existen importantes barreras para cambiar de proveedor”, dice Araya. 

Ley de Libre Elección

Tambien está pendiente el reglamento para poder hacer efectiva la Ley de Libre Elección de los Servicios en Condominios y Edificios para el Mercado Hogar, de manera que se produzca una competencia, que irá en directo beneficio de los clientes que hoy están “amarrados” a una compañía.

Esta legislación anula los contratos de exclusividad, prohibiendo cualquier impedimento para que cualquier compañía de telecomunicaciones entre a un condominio o edificio. 

Además, obliga a los nuevos proyectos inmobiliarios a contar con toda la infraestructura necesaria para que cualquier teleco pueda operar.

Pero a pesar de que esta ley fue aprobada en noviembre de 2014 y promulgada el 14 de enero de 2015, aún se encuentra en el proceso de desarrollo de reglamentos por parte de Subtel.

Incluso, luego de en una mesa de trabajo convocada por esta subsecretaría, se desarrolló un Manual de Buenas Prácticas que firmaron casi todos los operadores.