2183783_500.jpg

Tech

Bloomberg: Los relojeros suizos no deberían burlarse del Apple Watch

Bloomberg 23/01/2016

Los comerciantes se burlan de Apple por su intento de entrar en el sector. Si bien es cierto que el reloj de Apple no ha tenido el éxito comercial esperado en el mundo desde que salió a la venta en abril pasado, los relojeros no deberían ser condescendientes.

En la feria de la alta relojería de esta semana en Ginebra, K Moser, una pequeña marca suiza, dio a conocer una imitación mecánica del reloj de Apple de US$24.666 – sin ninguna de sus funciones-. No te permite “chatear”, “enviar hermosos dibujos creados en una pantalla de dos pulgadas” ni “compartir tu ritmo cardiaco”, dijo la compañía, pero “es algo que algún día puedes dejarles a tus hijos sin tener que actualizarlo”.

Y aunque el reloj de Apple no fue un éxito instantáneo como el iPhone o el iPod, se lo debe tomar en serio. Apple no lidera las ventas de relojes, pero sí dijo que el crecimiento del 20% que registró en el último año fiscal en su línea de “otros productos” – que incluye a Apple TV, iPods, audífonos y accesorios Beats – provino de los relojes.

Además, es el líder del mercado en materia de relojes inteligentes, con una participación proyectada del 58,3% en 2015, según los investigadores de IDC. El mercado también está en expansión: IDC estima que en 2019 se venderán 88,3 millones de relojes, frente a los 21,3 millones que se vendieron en 2015.

Tomemos el reloj de Apple desarrollado en sociedad con la agrupación de lujo francesa Hermès, que se acerca más a la mezcla de un estilo clásico con tecnología de punta. No es perfecto – todavía es bastante complicado – pero se ve bien. Los precios van desde los US$1.427 a lOs US$1.928. Tiene casi el mismo valor que una cartera de lujo promedio. No es barato pero tampoco está fuera del alcance del bolsillo, y de nuevo hablamos de un rango de precios que incomodará a Swatch.

Y no son solo los relojes de Apple los que preocupan al sector. Fossil fabrica relojes para marcas como Michael Kors, DKNY y Marc Jacobs, que también compiten con el reloj de Apple en precio. No obstante, el máximo responsable ejecutivo de Michael Kors dice que la popularidad del iPhone 6 ha tenido prácticamente el mismo impacto en las ventas, ya que los clientes más jóvenes usan el reloj que viene incorporado en lugar de llevar uno en la muñeca. (Las acciones de Fossil cayeron un 67% en 2015, registrando el peor desempeño entre sus pares del grupo de lujo, según Bloomberg Intelligence).

Y a pesar del tono más relajado que se percibió en Ginebra esta semana respecto de la amenaza que representa Apple, los relojeros continúan tomando medidas para enfrentar el desafío que se avecina. Swatch va a la ofensiva con el Bellamy, un reloj que puede realizar pagos sin contacto alguno. Después está el reloj inteligente de TAG Heuer, firma de LVMH, creado en base al clásico Carrera. Si los clientes deciden que no les gusta, lo pueden cambiar por un modelo mecánico después de dos años.

A los fabricantes de relojes tradicionales sin duda les gustaría hacer desaparecer todo este fenómeno de relojes inteligentes de la misma manera. Desafortunadamente para ellos, esto no sucederá.