2243051_500.jpg

Tech

Alejandra Fuenzalida: "Unimos al mundo empresarial con el de las comunidades vulnerables"

Daniel Fajardo Cabello 20/01/2016

La representante de esta entidad internacional en Chile explica cuál es el modelo y foco que tienen en nuestro país. Fuenzalida cuenta además cómo las nuevas generaciones vienen con "hambre" de ser voluntarios desde la educación superior.

Con 11 años en Chile y 11 empresas socias, la ONG United Way Chile posee un modelo de responsabilidad social corporativa algo diferente a otras entidades de su tipo. 

En términos simples, es el nexo entre las empresas y sus empleados con los beneficiarios de comunidades vulnerables, con un marcado foco en el desarrollo de la familia y los niños de sectores con problemas de riesgo social como por ejemplo  La Pintana o La Pincoya, por nombrar algunos. 

En Chile, actualmente  tienen como socios a P&G, 3M, Xerox, IBM, PwC, GM Chile, Deloitte, Cencosud, Kimberly Clark, Walmart Chile y Brother.

United Way Chile es el socio estratégico de las empresas socias en términos de Responsabilidad Social y se encarga de reclutar a los voluntarios y elaborar planes de apoyo a las comunidades según sus necesidades. “Buscamos  el compromiso de empresas y sus empleados, facilitando el ejercicio de su responsabilidad social frente a sectores que requieren apoyo”, como explica Alejandra Fuenzalida, gerente general de United Way Chile, capítulo local de United Way Worldwide, que está en más de 40 países.

El programa principal de esta entidad a nivel local es “Crecer en Familia”, que articula el conjunto de estrategias, actividades y acciones para cumplir con la misión de “impulsar el desarrollo integral de las familias y comunidades que viven en contextos de vulnerabilidad”. 

El propósito es contribuir al fortalecimiento de las familias y comunidad vinculadas a jardines infantiles potenciados por United Way Chile, que viven en contextos de vulnerabilidad, a través del mejoramiento de las competencias blandas y capacitaciones técnicas, y a la vez, generar instancias de orientación vocacional y espacios de inserción laboral para jóvenes de enseñanza media.

¿Por qué ese foco en Chile?

A nivel mundial, United Way se dedica básicamente a tres áreas: Ingresos (pensando en microempresarios), salud y educación. En América Latina, los 11 países donde estamos, el foco está puesto en educación, porque creemos que es la principal necesidad, especialmente en sectores vulnerables. Y es aquí donde articulamos las sinergias entre el sector privado y los sectores vulnerables, para llevar a cabo la RSE.

¿Cuál es la razón de elegir a los jardines infantiles como el centro de las operaciones de voluntariado?

Los jardines infantiles son la plataforma de la intervención, el lugar donde están los niños, las profesoras y además, llegan sus padres. La idea es enseñarles ciertas competencias blandas, como liderazgo y comunicación -que son muy del sector corporativo- para que las familias se fortalezcan y enfrenten de mejor forma su situación de vulnerabilidad. Las tías de los jardines generan la confianza necesaria con los papás, transfiriéndole los conocimientos a cada familia. Además, incluimos capacitaciones en oficio y talleres desarrollados por los voluntarios en áreas relacionadas con su negocio y orientación laboral para jóvenes de enseñanza media. 

O sea, es más que “tirar pala”, se trata de habilidades blandas.

Existen de los dos tipos. Pueden ir a ayudar a actividades puntales o ser parte de programas de largo plazo. UW cuenta con diferentes opciones de acuerdo a lo que mejor acomode a cada voluntario.

Nexo entre dos mundos

¿Cuál el perfil de los voluntarios?

De todas las edades, pero la mayoría es gente joven que viene con hambre de hacer cosas y con experiencias desde la educación superior. Ellos consideran a la empresa más que un lugar donde ganar dinero, necesitan llenarse de otras instancias y qué mejor que la misma empresa genere dichas actividades en horario de trabajo. 

¿En  horario de trabajo?

Sí, en el 90% de los casos es durante la jornada laboral y es la misma empresa quien decide esto. De alguna forma, somos un partner. Nos metemos en el barro y es la empresa quien le presenta los proyectos a sus empleados, donde nosotros somos el socio para trabajar. Hacemos una especie de outsourcing del voluntariado, somos como el departamento de responsabilidad social de las empresas.

¿Y el 10% del tiempo restante?

Son instancias particulares donde los mismos empleados/voluntarios van con su familia o los amigos el fin de semana.

¿Pero realmente se genera un vínculo o más que nada es una instancia para satisfacer la necesidad de ayuda?

Depende de los empleados. Hay algunos que lo hacen una o dos veces y otros que  continúan por seis meses o más. Finalmente lo que hacemos es unir al mundo empresarial con el de las comunidades vulnerables, para producir sinergias e impacto, principalmente en niños y jóvenes.

¿Cómo se decide qué tipo de actividades hacer o dónde ayudar?

Hay de todo un poco. Tenemos muchas cosas en La Pincoya y La Pintana, pero también hay programas en otras comunas. Vamos viendo qué necesidades hay y le presentamos un proyecto a los socios. Esto se mezcla también con lo que las empresas  tienen como objetivo. Es una mezcla entre las necesidades de las compañías y las de quienes necesitan la ayuda.

Archivos relacionados