Xi Bachelet

Tech

Actualización de TLC con China incentivaría crecimiento del comercio electrónico

Daniel Fajardo 14/11/2017

La profundización del acuerdo incluye un ítem sobre e-commerce, lo que no sólo motivaría a consumidores chilenos, sino también a los que quieran llegar a un país de 721 millones de usuarios.

El intercambio comercial total entre China y Chile el 2016 fue de US$31.474 millones, donde el sector agrícola es el que más ha crecido desde que entró en vigor el TLC entre ambos países (2006), con más de un 40% de aumento anual (sin incluir el cobre).

Sin embargo, el comercio electrónico se vislumbra también como una fuente importante de desarrollo económico entre ambos países. Tanto así, que la reciente “profundización” del acuerdo binacional, realizada este fin de semana en Vietnam, incluye un capítulo especial enfocado a esta área, lo que podría significar un fuerte aliciente para empresas chilenas, en un mercado de 721 millones de usuarios de internet.

Más específicamente, el capítulo N°3 de esta profundización, contiene una serie de obligaciones sobre el marco que rige para las transacciones electrónicas, la autentificación electrónica, la protección al consumidor en línea y un marco de protección a la información personal.

Según Andreas Pierotic, agregado comercial de Chile en Beijing, la incorporación del comercio electrónico era una materia no regulada entre China y Chile, cuyo punto más importante es que ahora protege al usuario en línea y sus datos, respetando la voluntad de contratación por medios electrónicos, la firma digital y la autenticación electrónica que acuerden las partes.

Con esto, y una serie de medidas, se busca primero generar una base de reglas que promuevan un nivel de confianza similar al que hoy los consumidores sienten al contratar en papel. “Resuelto eso, el aumento de las ventas online de usuarios chilenos pasa por si hay una oferta requerida. De hecho, es más fácil que la inserción de productos chilenos directamente al retail offline”, dice Pierotic.

Incluso, con el nuevo acuerdo, el usuario chileno tiene más alternativas para llegar a los consumidores chinos a través de medios online, pues puede vender directamente a los hipermercados, tener su propia tienda dentro de un sitio de e-commerce, o bien vender a otras tiendas hospedadas en la plataforma. “Esto es clave para el sector agrícola, vitivinícola y de productos del mar chilenos, que son a los que les va muy bien en China, especialmente en el retail offline, por el aumento del nivel de remuneraciones de una clase media china cada vez más amplia y con mayor tendencia al consumo”, agrega Pierotic.

Seguridad

Los consumidores chinos son los más proclives al e-commerce en el mundo. Un estudio realizado por Global Web Index, indica que el 83% de los usuarios de internet en ese país, indicó que compró un producto en línea en septiembre (ver gráfico), liderando este ítem a nivel mundial, junto con Corea del Sur.

Pero esta renovación del TLC incentivaría el e-commerce no solamente desde Chile al país asiático, sino también viceversa. Especialmente si consideramos que actores mundiales como Alibaba, son cada vez más fuertes a la hora de entusiasmar al comprador local (ver recuadro). “Aprender a importar desde China (y desde otros lugares del mundo) ha sido un boom en los últimos años. Por lo tanto, el capítulo 3 de esta profundización del TLC es un avance a todas luces, porque se hace cargo de una serie de regulaciones clave”, dice Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI).

Por su parte, George Lever, gerente de estudios y director del Centro de Economía Digital de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), cree que el eventual impacto del capítulo 3 va a depender del alcance de lo acordado. “Esto puede tener dos tipos de impactos principales: el primero es una mayor disposición a hacer compras en comercios online de la contraparte debido a la mayor confianza que provee el marco bilateral acordado. Por otra, los requisitos más exigentes involucran una mayor formalidad de este comercio transfronterizo, lo que podría afectar negativamente las ventas de proveedores informales desde China, las que han crecido fuertemente en los últimos años, pero que suponen un mayor riesgo para el consumidor local”, dice Lever.

La fuerte influencia de Alibaba

Sin lugar a dudas, uno de los actores clave en el aumento del e-commerce chino es Alibaba, quizá el marketplace de ventas online más grande del mundo, que disputa codo a codo el protagonismo con Amazon, ubicado al otro lado del Pacífico. Justamente, el gigante chino batió este año su récord de ventas en el “Día de los solteros” (11 de noviembre), alcanzando más de US$25.300 millones en ingresos, según anunció el mismo grupo en su página web anteayer.

En total, las ventas registradas este año superaron en un 39% al volumen de negocios del 2016, cuando Alibaba consiguió ese mismo día US$17.800 millones. En el momento álgido de la jornada del sábado se registraron 256.000 pagos por segundo y -según la agencia AFP-, más del 9% de las transacciones registradas por la plataforma de pago en línea de Alibaba fueron efectuadas a través de teléfonos celulares.

En otras palabras, en 24 horas, Alibaba vendió una suma equivalente al PIB de Honduras o Afganistán.

Enlaces relacionados