2240248_500.jpg

Opinión

Vamos mujeres

PULSO 14/01/2016

Por Mónica Reyes M. Necesitamos equilibrar los liderazgos de hombres y mujeres en el ejercicio del poder y en ambos casos se requieren liderazgos frescos.

La crisis de confianza que sufrimos está centrada en el poder y quienes lo detentan son, en su mayoría, hombres; en consecuencia, también ellos están en crisis. Necesitamos equilibrar los liderazgos de hombres y mujeres en el ejercicio del poder y en ambos casos se requieren liderazgos frescos, con mirada renovada y mujeres que aporten visiones diferenciadoras que nos permitan salir jugando en los momentos complicados.

Es sabido que somos buenas en la mirada integradora, incluso los expertos han demostrado que nuestro cerebro es diferente al del hombre y tiene más conexiones entre un hemisferio y otro. Esta característica es muy importante en un mundo que se vuelve cada vez más intuitivo, conectado, rápido, evolutivo, y en el cual los mapas sociales son complejos. Por ello, necesitamos mujeres y hombres que hagan una lectura de esta complejidad en tiempo real, sumando miradas que nos permitan una mejor definición y comprensión de la realidad; así podríamos ganar mucho en asertividad en la toma de decisiones.

Ahora, la comisión Vamos Mujer del bloque de centroderecha ha dicho que un sinfín de compromisos con la mujer no se han cumplido y la situación de las mujeres en Chile, en especial las más vulnerables, ha sufrido un retroceso impresentable, lo cual es cierto. Lo es porque vemos que la discusión y las medidas se centran en leyes de cuotas, que afectarán a muy pocas y solo a las más privilegiadas; claramente, el foco no está puesto en las mujeres vulnerables, que necesitan ayuda con el cuidado de los niños y los adultos mayores para poder salir a trabajar y flexibilidad laboral para integrarse más y mejor al trabajo. Y además, en el caso de la mujer profesional, urgen seguros parentales corresponsables que permitan asumir las responsabilidades familiares en conjunto con el hombre, sin que el costo para nuestra carrera sea tan alto y recaiga solo en la mujer.

Si hacemos un poco de historia, podemos observar que en nuestro país ha habido solo dos hitos en favor de la mujer: el derecho a voto universal e igualitario -votamos por primera vez en 1952- y el postnatal de seis meses, que desgraciadamente los hombres no se toman. El resto han sido solo discursos y promesas. Mientras esto no prospere, difícilmente veremos a las mujeres en ascenso, ni incorporándose a la toma de decisiones.

¡Vamos mujeres! porque hay mucho que aportar desde lo que somos, desde nuestras fortalezas, desde lo que al mundo le hace falta a la hora de tomar decisiones. Hoy más que nunca la familia, la sociedad y el país nos necesitan.

*La autora es fundadora de Makers Liderazgo Femenino.

Archivos relacionados