2180233_500.jpg

Opinión

Una buena casa en un mal vecindario

PULSO 28/01/2016

Por Nicolás Schild. Las empresas locales están logrando crecer en términos operacionales, aunque esto no es traspasado a utilidad.

Comenzó la temporada de resultados del 4T15 con perspectivas que no son demasiado alentadoras. En línea con los trimestres anteriores, en términos operacionales las compañías bajo nuestra cobertura crecen cerca de 5%, mientras que en utilidad podemos apreciar una caída cercana a 3%. Un fenómeno que abre dos interrogantes: ¿quién es el culpable de la caída en los resultados?, ¿perdieron las compañías chilenas la capacidad de crecer en utilidad?

Sobre la primera pregunta, el efecto vecindario sin duda es relevante, golpeando en gran medida a las empresas chilenas, ya que cerca de un 40% de las operaciones se encuentra fuera de nuestro país. Frente a este escenario, las operaciones chilenas crecerían un sólido 15% a/a durante el 4T15, mientras que las operaciones fuera de Chile caerían en una magnitud similar. Esto en gran parte empujado por una caída por sobre el 40% en Brasil y sobre 10% en Colombia, principalmente por una base de comparación más alta, desaceleración económica y fuerte depreciación de sus monedas. El único país que continuaría con una senda de crecimiento es Perú.

Por otro lado, las empresas locales están logrando crecer en términos operacionales, aunque esto no es traspasado a utilidad. Una situación similar estamos viendo en otros países de la región, como Brasil, donde en términos operacionales esperamos un crecimiento de 17%, pero en utilidad solo un 4% (muy por debajo de la inflación local). Sin embargo, el motivo de esta dicotomía es distinto. Mientras que en Brasil se explica por un fuerte aumento en el endeudamiento de las empresas por la situación macroeconómica, en Chile no hemos visto un incremento relevante en el endeudamiento, y la diferencia se explica principalmente por efectos no recurrentes y por la consecuencia negativa de la volatilidad de las monedas Latam en las cuentas no operacionales.

Así las cosas, las compañías chilenas no han perdido completamente la capacidad de crecimiento, pese al difícil momento económico. De hecho, esperamos que una eventual normalización y estabilización de las monedas permitiría a las empresas chilenas mostrar una recuperación tanto en términos operacionales como un traspaso hacia las utilidades, lo que sumado a una menor volatilidad de las bolsas internacionales es una condición necesaria para ver un repunte de la bolsa chilena.

*El autor es responsable Equity Research Santander GCB.

Archivos relacionados