1858235_500.jpg

Opinión

Un Chile Day en serio

PULSO 26/05/2016

Por Pedro Lacerd. La iniciativa, que crece año a año, está llegando a un momento donde debe generar un punto de inflexión y maduración.

Hace algunos días, más de 600 empresarios y altos ejecutivos fuimos testigos de una nueva jornada del Chile Day, momento en que nuestro país destina dos días de amplia logística y lobby para mostrar nuestras bondades en Londres, uno de los principales centros financieros y de negocios del mundo.

Si bien no existen cifras ciertas sobre el impacto de esta iniciativa, que este año se haya conformado una delegación que casi triplicó la de 2015, muestra que el evento beneficia en el mediano y largo plazo a quienes se atreven a ser parte de la comitiva, debido a la posibilidad de interactuar frente a frente con inversionistas que buscan ampliar sus negocios tanto en Chile como en el extranjero.

La iniciativa, que crece año a año y busca expandirse ahora hacia Nueva York, está llegando a un momento donde debe generar un punto de inflexión y de maduración, que le permita evolucionar desde una gran ronda de negocios, hacia una muestra que promocione de forma real las bondades no solo del país, sino también de las empresas.

Nuestra experiencia indica que al momento de organizar estas rondas de negocios, es necesario esquematizar y profesionalizar de mejor forma las presentaciones gubernamentales, para “vender” nuevos proyectos de inversión que involucren al aparataje estatal. Junto a ello, debe también existir un incentivo fuerte para el arribo de emprendedores y pequeñas y medianas empresas que, aceleradas, puedan prestar servicios a cualquiera de las grandes empresas parte del Chile Day.

Adicionalmente, es necesario abrir rondas de acercamiento, conocimiento y presentación de servicios entre oferentes interesados y los asistentes, los que divididos por industria y en un estilo muy similar al sistema de los “First Thursday”, empresas que necesitan abrirse camino tengan una ventana para mostrar su oferta en reuniones de no más de cinco a seis minutos.

Si es posible cambiar un poco la dinámica del Chile Day, la instancia pasará de convertirse de una gran alternativa para generación de contactos y posibles negocios, a una instancia más técnica, concreta y real, de cerrar negocios entre empresas chilenas e inversionistas internacionales y claramente podría significar la primera feria itinerante profesional de servicios y talentos de nuestro país en el exterior.

* El autor es CEO Hays Chile.