Opinión

Trabas al mercado de criptomonedas en Chile

PULSO 05/05/2018

Sería pertinente que el propio Estado establezca la regulación de esta nueva tecnología y negocio, para luego exigir a los privados que faciliten su viabilidad financiera.

El ministro de Economía, José Ramón Valente, dijo que es necesario darle una oportunidad al mercado de las criptomonedas, debido a que las criptomonedas podrían ser consideradas como “la economía del futuro”. Por esta razón, afirma, el gobierno de Chile no quiere quedarse fuera. Tras esto, instó a los actores económicos del país a no “poner trabas artificiales” al ecosistema de las criptomonedas.

Ello, en un contexto en que algunos bancos habían optado por cerrar las cuentas a los oferentes o brokers de criptomonedas. Si bien el TDLC ordenó reabrir las cuentas, las declaraciones del ministro fueron desafortunadas, dado que hace ver que los privados, que en este caso pudieran ser los bancos (ver declaración de intereses de PULSO), están artificialmente poniendo trabas a este sector o clientes en particular, cuando lo que están haciendo los privados es cumplir con las exigencias regulatorias.

De hecho, entidades como la Unidad de Análisis Financiero (UAF) o el regulador bancario, exige a los bancos tener conocimiento de quiénes son sus clientes, de dónde vienen sus recursos, de informar operaciones sospechosas.

Incluso el Comité de Estabilidad Financiera (CEF) emitió una declaración en la que manifestó que “en Chile actualmente no existen regulaciones específicas para estos activos, ni para sus emisores o intermediadores”.

Así como cada ministerio y entidad cumple su rol, algunos fomentando el emprendimiento, otros supervigilando la estabilidad financiera y otros resguardando la legalidad de los flujos de divisas, los privados también deben hacerlo. Esta diferencia en las autoridades es natural que se dé, sin embargo resulta pertinente esperar a que sea el propio Estado el que establezca la regulación, y luego exigir a los privados que faciliten su viabilidad financiera, entendiendo que la tecnología que hay detrás de estas monedas puede ser muy atractiva.