Opinión

Temporada de incendios: un año de aprendizaje

PULSO 14/04/2018

Por Charles Kimber.

CUANDO se apresta a concluir oficialmente la temporada de incendios, resulta importante realizar un balance sobre el desempeño y las lecciones abordadas en este ejercicio. Si bien este año el número de siniestros creció en un 11%, la propagación de éstos bajó considerablemente, lo que se traduce en que el área afectada fue menor al 5 % en comparación al 2017, pasando en la macrozona forestal de 380.000 hectáreas a 20.000 en la actualidad.

Este último dato es alentador, y es el reflejo de un trabajo mancomunado entre el sector privado y el mundo público y comunitario, que se traduce en planes de acción preventivos y educativos efectivos que nos ha llevado a tener resultados auspiciosos como país, aunque siempre conscientes de que no debemos bajar la guardia.

Tomando el caso de ARAUCO en particular, lo vivido el año pasado se tradujo en que como compañía abordáramos el desafío de los incendios bajo un nuevo paradigma, que implicó innovar y, a la vez, generar profundos cambios en la forma de enfrentar los siniestros. Así nació el Plan de Renovación Forestal, una estrategia integral que además de abarcar la prevención y el fortalecimiento del combate, puso como eje la coordinación con actores públicos y privados, así como la participación activa y permanente de las comunidades locales.

En síntesis, se incrementaron los recursos, se innovó incorporando tecnología y combate nocturno, se aumentó en un 40% la disponibilidad de agua destinada al combate de los focos de incendio, se sumaron más de 1.800 kilómetros de cortafuegos y 466 kilómetros de cinturones de protección en cerca de 300 localidades vecinas. A lo anterior, hay que destacar la gigantesca contribución de más de 1.300 brigadistas forestales, entre ellos, más de 200 dedicados al combate nocturno, que son protagonistas y representan lo mejor de lo nuestro.

En paralelo, estamos impulsando un plan de restauración en 15 mil hectáreas de Bosque Nativo y Áreas de Alto Valor de Conservación, priorizando la regeneración natural y trabajo con especies endémicas. Asimismo, estamos trabajando en la recuperación de plantaciones forestales afectadas.

Todo lo anterior es una gran noticia y aprendizaje para Chile, ya que deja en evidencia la imperiosa necesidad que existe en el país de trabajar juntos activamente, tanto el sector privado con el mundo público y la comunidad, articulando un sistema de combate altamente efectivo. Si bien aún falta trabajo por hacer -como disminuir la ocurrencia de incendios- estamos convencidos de que éste es el camino para avanzar en tareas tan relevantes, como es la prevención y combate de incendios que afectan a todos los chilenos.

Gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco