2242360_500.jpg

Opinión

Sobre los gobiernos corporativos

PULSO 19/01/2016

Por Kim Rüedlinger. La regularización y estandarización de gobiernos corporativos permite al mercado local asentarse a nivel internacional.

La base del buen funcionamiento de cualquier institución es la confianza que esta transmita, tanto de forma interna como externa. Porque la reputación de una organización es un arma de doble filo: puede impulsar el crecimiento o hundirla sin compasión. Emblemática es la colusión de farmacias, faenadoras de pollos, SQM, Penta y papeles.

Desde esa perspectiva, el interés de los gobiernos corporativos, definido como un conjunto de normas que regulan a los distintos actores que gobiernan en una empresa (accionistas, directorio y alta administración), resulta más urgente hoy que ayer. En Chile, desde hace varios años se está trabajando en optimizar el gobierno corporativo de las sociedades anónimas, principalmente, para poder darles garantías a los inversionistas minoritarios de las empresas y de esa forma incluirlos en la toma de decisiones.

En una mirada macro, la regularización y estandarización de los gobiernos corporativos permite al mercado local asentarse a nivel internacional, volviéndose más atractivo para inversionistas extranjeros y mucho más confiable para los inversionistas nacionales. Genera, en otras palabras, desarrollo financiero y crecimiento económico.

Sin embargo, ¿están los empresarios chilenos realmente dispuestos a transparentar su información por un bien común? Ante un sencillo análisis la respuesta parece ser que no. El bien común no entrega el máximo de utilidades a la administración o a los inversionistas de una compañía. En una buena mayoría de casos los más afectados por situaciones irregulares son los clientes.

Contar con un buen equipo de gobierno corporativo no solo genera un impacto en la reputación de la empresa, sino que también protege al accionista minoritario, genera confianza con el cliente, con el inversionista y con el cliente interno. La suma de todos estos factores incide en el progreso económico nacional, ya que finalmente la reputación de las empresas es la reputación de un país y, por tanto, afecta directamente a su desarrollo.

*La autora es socia HunterTrust Advisors.

Archivos relacionados