Heraldo Muñoz

Opinión

El salto de la Alianza del Pacífico

PULSO 14/07/2017

En momentos de llamados proteccionistas, los socios de la Alianza han apostado por la apertura económica al mundo.

Durante la presidencia pro tempore de Chile de la Alianza del Pacífico (AP), el bloque dio un salto cualitativo. Nuestro exitoso mecanismo de integración, constituido por Chile, Colombia, México y Perú, celebró, durante la cumbre presidencial de Cali, el inicio de negociaciones comerciales con Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur, países que, una vez concluidas dichas negociaciones, pasarán a ser estados asociados de la Alianza del Pacífico, una nueva categoría de membresía en el bloque.

A lo anterior, se suman los avances en la construcción de un área de libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, incluyendo la plena puesta en vigencia del Protocolo Comercial de la Alianza.

También, hay progreso en áreas fundamentales para lograr un desarrollo inclusivo, como en pymes, género, educación, innovación, agenda digital, entre otros aspectos. Asimismo, el interés en ser parte de la Alianza del Pacífico sigue en aumento y 52 países ya son estados observadores, mientras que decenas de empresarios se reunieron en Cali, con el objeto de conocer mejor las oportunidades que el bloque ofrece.

Otro paso significativo ha sido el diálogo ministerial entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur, el cual, durante una reunión celebrada en Buenos Aires en abril, concluyó en la adopción de una hoja de ruta en temas concretos, como cadenas regionales de valor, facilitación de comercio, cooperación aduanera, promoción comercial, pymes, superación de barreras no arancelarias y facilitación del comercio de servicios.

Con la ASEAN, la Alianza del Pacífico ha acordado una agenda de interés común, un marco de cooperación en cuatro áreas estratégicas: cooperación económica; educación y contacto persona a persona; ciencia, tecnología e innovación; y desarrollo sostenible. También se continúan realizando encuentros entre la Alianza del Pacífico y la APEC, con vistas a explorar áreas de común interés.

Pero el paso más significativo de la presidencia pro tempore de Chile fue la decisión de los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico de dar inicio a negociaciones con países de Asia Pacífico para lograr acuerdos de altos estándares en materia económico-comercial.

Acordamos que las negociaciones deben realizarse en un corto plazo y que sus resultados deben favorecer la apertura y la integración de los mercados, incluyendo, pero no limitándose, al comercio de bienes, servicios e inversiones.

La adopción de los lineamientos aplicables a los estados asociados a la Alianza del Pacífico, texto que incluye la definición y el procedimiento para que un país obtenga la categoría de Estado asociado, así como los términos de referencia para estas negociaciones, ya cuentan con la aprobación de los cuatro miembros.

Hay importantes coincidencias entre los cuatro candidatos (Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur) y los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico. Concordamos en que nuestro mayor desafío es lograr que los beneficios de la globalización sean para todos. Segundo, creemos que el comercio abierto y justo es una herramienta que nos permite alcanzar más prosperidad para nuestros ciudadanos. Por último, compartimos la voluntad de incentivar una mayor integración regional para avanzar en nuestro desarrollo mutuo.

Con esto, se han puesto los cimientos para que la Alianza del Pacífico se convierta en una poderosa plataforma para la integración de los países de la Cuenca del Pacífico. Al mismo tiempo, continuaremos el trabajo de convergencia con el resto de los países de América Latina, especialmente con el Mercosur, con vistas a crear en nuestra región un espacio económico amplio y participativo.

En momentos de llamados proteccionistas, la Alianza del Pacífico y sus socios han apostado por la apertura económica al mundo y a hacer realidad el compromiso con la integración regional y proyección hacia la región Asia-Pacífico. Por eso, estamos dando un paso importante para construir un mejor futuro para nuestros pueblos. P

*El autor es ministro de Relaciones Exteriores de Chile.