Opinión

Revisión del conflicto mapuche

PULSO 12/09/2017

El mecanismo de entrega de tierras no ha dado resultado y, por el contrario, ha incentivado la violencia. Es el momento de analizar un cambio profundo.

La política pública emanada desde el Estado para abordar el denominado conflicto mapuche. Una buena revisión de esta realizó el Centro de Estudios Públicos (CEP). El análisis desarrollado por el abogado  Sebastián Donoso se inscribe dentro del capítulo “Compra de predios en conflicto. Análisis crítico y una propuesta”, que está en el libro “El pueblo mapuche en el siglo XXI” del CEP. Una de las principales conclusiones del documento es que la entrega de tierras como respuesta a hechos de violencia o medidas de presión por parte de comunidades indígenas ha sido un incentivo perverso, pues ha generado mayor apelación a la violencia. Asimismo, detectó la existencia de graves irregularidades en los procesos de compra; crecimiento sostenido de los precios por hectárea y la consecuente distorsión del mercado de compra de tierras. También la entidad destacó una falta de sustentabilidad de los criterios de elegibilidad de los postulantes a la adquisición de tierras. Entre 1994 y 2017 el presupuesto para el Fondo de Tierras y Aguas Indígenas se multiplicó casi 40 veces, lo que corregido por IPC arroja un crecimiento real de 16,5 veces. Sólo en dos ocasiones -2004 y 2017- el presupuesto de este fondo disminuyó, mientras en 2016 los recursos aprobados por el Congreso ($83 mil millones) casi doblaron el presupuesto autorizado dos años antes ($44 mil millones). El autor propone modificar la política por una nueva estrategia basada en principios de no violencia, lo que implica la generación de una instancia colegiada de calificación, con una serie de características. Es una propuesta interesante que, junto con otras, debe ser analizada. La temática de La Araucanía amerita sentarse a revisar lo realizado hasta ahora y analizar propuestas.