Opinión

Reforma Tributaria y Operación Renta

PULSO 06/12/2017

El problema de fondo con la complejidad de entender y aplicar la RT se mantiene, lo que obliga a que el próximo Gobierno se haga cargo de impulsar la simplificación de ella en sus aspectos confusos.

LOS contribuyentes se preparan para la primera Operación Renta bajo el nuevo régimen creado por la Reforma Tributaria de 2014. Si bien tras esta normativa se impulsó su simplificación en 2016, lo cierto es que empresas y personas se enfrentarán a un sistema que demandará un exigente trabajo técnico. La dificultad que más sobresale entre los privados es la aplicación del nuevo régimen semi integrado, que llegará a una tasa de tributo corporativo de 27% en 2018, su interacción con la renta atribuida y la diversidad de registros que tiene cada uno de estos esquemas de renta. Se agrega que el SII tiene un plazo de tres años para analizar y fiscalizar que las empresas hayan realizado correctamente su declaración de impuestos.

Es de esperar que por parte del Servicio de Impuestos Internos exista la suficiente comprensión para evaluar o revisar la información de la Operación Renta sin presunciones a priori de evasión o elusión.

El problema de fondo con la complejidad de entender y aplicar la Reforma Tributaria se mantiene, lo que obliga a que el próximo Gobierno se haga cargo de impulsar la simplificación de ella en sus aspectos confusos, además del debate más de fondo acerca de la estructura tributaria del país, ámbito donde claramente no hay todavía acuerdos técnico-políticos.