Opinión

Proyecto de ley Sernac: ¿+Simple=Mejor?

PULSO 14/07/2017

Por Gonzalo Said y Rafael Palacios. Un Sernac que defienda los intereses de los consumidores eficazmente es fundamental. Pero entregar facultades para dictar normas a quien a la vez debe aplicarlas va en el sentido contrario.

Sofofa propuso una agenda de simplificación regulatoria denominada +Simple=Mejor. La simplicidad no supone relajación, sino más bien certeza jurídica y predictibilidad para su cumplimiento y fiscalización. A la luz de este objetivo, ¿cómo se ve el proyecto de modificación de la ley del Sernac y la indicación recientemente ingresada por el Ejecutivo aprobados el miércoles en la Comisión de Constitución del Senado?

Un Sernac que defienda los intereses de los consumidores eficazmente es fundamental para una sociedad moderna. Pero entregar facultades para dictar normas a quien a la vez debe aplicarlas va en el sentido contrario y además conspira contra la certeza y predictibilidad referidas. Sería equivalente a jugar el partido siendo árbitro al mismo tiempo. Más complejo aún, genera un incentivo perverso y un riesgo de excesiva judicialización de los casos, incrementando los costos de transacción, sacrificando la estabilidad de criterios y la simplicidad del sistema.

Por otra parte, dotar al Sernac de potestades normativas atenta contra la efectividad de su función mediadora entre partes en conflicto, rol que ha demostrado ser un eficiente mecanismo de solución de controversias. Por lo tanto, abogamos por un Sernac focalizado en la defensa de los consumidores y en su rol de mediador, dotado además de facultades para proponer normas, como es el caso de la Fiscalía Nacional Económica, mas no para dictarlas.

Si bien valoramos la inspiración del Ejecutivo al ingresar una indicación que acota la potestad normativa sujetándola a un informe favorable previo del regulador sectorial correspondiente, creemos que dicha fórmula tenderá a agudizar la incertidumbre e imprevisibilidad de su gestión, al superponer intereses y competencias entre órganos regulatorios especializados.

En distintas latitudes, la simplificación regulatoria y modernización del Estado son ejes centrales del debate público. En un discurso reciente, el Presidente Macron hizo un llamado a acabar con el frenesí legislativo para centrarse en evaluar y mejorar las leyes vigentes, frente a una economía y una sociedad en constante cambio. ¿No creen pertinente ese llamado para el Chile de hoy?

*Gonzalo Said es vicepresidente Sofofa; Rafael Palacios es gerente Políticas Públicas Sofofa.