Opinión

Propuesta laboral de Guillier

PULSO 10/11/2017

Siendo realistas, la propuesta del senador podría no pasar de una declaración lírica o principista, salvo que una vez establecida sea tomada en serio y ello termine en una rigidización del mercado laboral.

El senador y candidato a la Presidencia, Alejandro Guillier, ha propuesto incorporar a la Constitución una norma que garantice la libertad sindical, la negociación colectiva, la titularidad sindical y el derecho a huelga. El parlamentario incurre en un error común respecto de las constituciones latinoamericanas: hacerlas frondosas en contenidos, pero incorporando derechos que en muchas ocasiones ni siquiera se pueden cumplir, rigidizando la Carta Fundamental, siendo el propio Estado incapaz de hacer cumplir lo prescrito. Salvo la titularidad sindical, lo demás ya está garantizado en la ley común (incluso en la propia Constitución ya hay referencias a los derechos de asociación y laborales), y no hay razón para creer que elevando a la categoría constitucional tales garantías la situación del mercado laboral mejore.

Siendo realistas, la propuesta de Guillier podría no pasar de una declaración lírica o principista, salvo que una vez establecida sea tomada en serio y ello termine en una inconveniente rigidización del mercado laboral, lo que conduciría a afectar a los propios trabajadores y a la economía. La Constitución chilena ya ha sumado multitud de nuevas normas; es hora, sin embargo, de dejar ciertas reglas, como las laborales, a leyes de mayoría o de quórum calificado.