Opinión

Preocupaciones del sector privado

PULSO 18/04/2017

Las esperanzas están puestas hoy en un cambio de rumbo político, que deshaga o modere el impacto de las reformas estructurales que ha impulsado este Gobierno.

El sector privado no está conforme con el rumbo del país. Así lo da cuenta un repaso a las memorias recientes de algunas empresas chilenas, las que han dejado materializada su preocupación ante sus directorios y accionistas. A los empresarios les preocupan las reformas estructurales aprobadas o en trámite, así como las mayores regulaciones que entorpecen -o amenazan con hacerlo- el funcionamiento de las empresas.

En este análisis entra la Reforma Tributaria (en casi absoluta vigencia) que ha complejizado el sistema impositivo del país y que ha aumentado la carga general de impuestos para el sector privado. Recién entrada en vigor, pero no por eso menos criticada, surge la Reforma Laboral, la que ha generado una alta tensión e indefinición entre las empresas y los trabajadores y que en nada contribuye a mejorar el mercado laboral en el país. Estas mayores trabas se dejaron sentir con mayor fuerza en el año 2016, de ahí la mayor preocupación que hoy se está evidenciando y que hace dudar de una recuperación de los niveles de inversión o utilidades en el corto plazo.

En este sentido, las esperanzas están puestas en un cambio de rumbo político, que permita deshacer o moderar el impacto de las reformas hoy vigentes y que, por otra parte, logre frenar ciertas iniciativas hoy en trámite y que pueden agravar el escenario de desconfianza y desaceleración.