Opinión

Prensa seleccionada a viajes presidenciales

PULSO 27/01/2016

La decisión es mala, atenta contra la libertad de expresión y además es una traba al periodismo.

Cada cierto tiempo las políticas comunicacionales de La Moneda sorprenden con medidas curiosas, solo por llamarlas de alguna forma. Durante el año pasado fue común participar en intervenciones de la Presidenta Bachelet donde solo se aceptó un par de preguntas, previamente informadas, y sin derecho a contra preguntar. En otras ocasiones asistimos a comparecencias de altos funcionarios de Palacio o de ministros que solo estuvieron para leer una declaración pública, sin otorgar espacio a preguntas. Esta vez la novedad de los responsables de la comunicación de La Moneda viene por la selectividad que harán en las giras presidenciales. Es decir, a partir del viaje al Cabo de Hornos, en los próximos días, solo podrán ir medios de comunicación seleccionados. La explicación es que por motivos presupuestarios y de acomodo solo podrán sumarse a los viajes los periodistas autorizados ad hoc para cada traslado. La decisión es mala, atenta contra la libertad de expresión, es un obstáculo insalvable para el libre ejercicio del periodismo y resulta a todas luces sospechosa. ¿Qué criterio tendrá en cuenta la Presidencia para decir quiénes viajan y quiénes no? No parece existir nada que sea ecuánime para este resolver este tipo de situaciones. El equipo de comunicación gubernamental debe revisar esta medida y poner marcha atrás en algo que le hace un flaco favor a la transparencia, condición que hoy nadie está en condiciones de obviar y menos de manipular.

Archivos relacionados