Jorge-A.-Yunis-J.

Opinión

Posverdad o mentiras sin piedad

PULSO 21/04/2017

Por Jorge A. Yunis J.¿Tendremos claridad cuáles de los postulantes al sillón presidencial son producto del marketing político y por ende expuestos al escrutinio de posverdades?

Los países que se construyen en base a posverdades tienen muy mal futuro. Nuestras vivencias de los últimos tres años están plagadas de estas. Lo grave es que hoy las estamos tomando casi con natural acostumbramiento, casual y anecdótico. A fin de ilustrarnos seriamente, los siguientes párrafos no son propios, fueron extraídos de diferentes fuentes.

“El origen contemporáneo del término ‘posverdad’ se atribuye al bloguero David Roberts, quien la definió como una cultura política en la que la política -la opinión pública y la narrativa de los medios de comunicación- se ha vuelto casi totalmente desconectada de la política pública, la sustancia de lo que se legisla”.

Martín Caparrós considera el término “un mero sinónimo del viejo uso de la comunicación estratégica como instrumento de manipulación y control social mediante el uso de información falsa”. “Un rasgo definitorio de la política de la posverdad es que los responsables continúan repitiendo sus puntos de discusión, incluso aún si estos son encontrados falsos por los medios de comunicación o por expertos independientes”. “Las redes sociales añaden una dimensión adicional, ya que se convierten en cámaras de eco inundadas con información falsa”.

Completando los extractos: “Hay un problema aún más serio de estas falsedades: ¿cuál es su efecto sobre el resultado electoral? ¿Por qué creer en la autoridad un hecho cualquiera, si para la mayoría de nosotros es imposible verificar personalmente la mayor parte de esos hechos?”.

Retomando mi propia autoría, las preguntas de fondo son: ¿tenemos identificados quiénes desde la política han sido inductores y generadores de posverdades? ¿Y la frecuencia de estas? ¿Serán positivas las consecuencias en la convivencia cívica, en las verdades sociales, en las propuestas legislativas y de desarrollo para Chile? ¿Tendremos claridad cuáles de los postulantes al sillón presidencial son producto del marketing político y por ende expuestos al escrutinio de posverdades?

Estoy convencido de que estamos al borde del precipicio y esta presidencial será definitoria. ¡Usted decide!

El autor es director de empresas familiares, member of National Association of Corporate Directors-Washington y fellow & mentor Family Firm Institute-Boston (equity@equitysbc.com).