Opinión

Política de control de armas en EEUU

PULSO 05/01/2016

El control de armas va más allá de un tema de propiedad, apunta a la seguridad pública.

El último año de mandato del Presidente de EEUU, Barack Obama, estará marcado por un tema que desde su primera campaña le ha preocupado: el mayor control de armas en la población civil. Así lo ha declarado públicamente, y ha comenzado una inusual gestión para cumplir con este compromiso, aunque para eso deba incluso saltarse el Congreso. Para esto Obama se ha reunido con la Fiscal General, Loretta Lynch, para evaluar las alternativas posibles sin tener que pasar por el Capitolio, pese a que el Partido Republicano y su candidato Donald Trump han dicho que, de triunfar en las presidenciales, invalidarán cualquier acción liderada por Obama. Hoy se especula que la vía ejecutiva que estaría evaluando Obama estaría centrada en expandir los controles sobre las personas que adquieren un arma, dificultando así su acceso. ¿Por qué esta preocupación? Según cálculos del Congreso, en EEUU existe más de un arma por persona, en una población total de 320 millones, reportando además, cada año, la muerte de cerca de 30 mil personas a causa de suicidios o asesinatos cometidos con armas de fuego. El legado que busca impulsar Obama va más allá del genuino derecho de la propiedad de un arma, apunta a un problema político y social en EEUU, al que hasta el momento nadie ha hecho frente. 

Archivos relacionados