Opinión

PC y detención del “comandante Emilio”

PULSO 16/06/2017

El Partido Comunista, y en particular su presidente, deben ser responsables en su toma de posición respecto de los motivos de detención y pedido de extradición del ex frentista.

La detención de Raúl Escobar Poblete, conocido como “comandante Emilio”, reinstala en la agenda el asesinato del senador Jaime Guzmán en 1991, respecto del cual todavía persiste una serie de interrogantes no sobre sus autores materiales, sino acerca de responsabilidades políticas de mayor nivel, así como la red de protección que ha permitido que la justicia no haya alcanzado a la fecha a otros posibles involucrados. En este contexto es desafortunado que el presidente del PC, Guillermo Teillier, haya definido la muerte del senador Guzmán como “daño colateral” frente a los hechos y violencia política desencadenada en el país con posterioridad al 11 de septiembre de 1973. La reacción del mundo político a Teillier no se dejó esperar, acusándolo de la inconsistencia respecto del tratamiento de los derechos humanos, crítica que siempre se ha manifestado abiertamente al Partido Comunista. En este sentido sí es valorable la posterior declaración del diputado Lautaro Carmona respecto de que el PC nunca justificó el crimen de Guzmán, buscando desmarcarse así de las polémicas declaraciones de Teillier. En este contexto el PC, y en particular su presidente, deben ser cautos y responsables en su toma de posición y marcar los límites con activistas que parecían tener, más que una agenda política, motivaciones más abiertamente cercanas a la delincuencia común y la violencia.