2273509_500.jpg

Opinión

O te adaptas, o mueres

PULSO 20/05/2016

Por Manu Chatlani. Eres como esos juegos de un shooter en Playstation donde te queda una vida y lo que haces es agazaparte y esconderte detrás de una roca.

Si crees que tu negocio durará para siempre, ya perdiste. Si piensas que tu marca y empresa no están bajo amenaza permanente por la tecnología e innovación, te tengo una noticia: estás a punto de perderlo todo. Eres como esos juegos de un shooter en Playstation donde te queda una vida y lo que haces es agazaparte y esconderte detrás de una roca, esperando que no te vean los malos. Pero te verán. Y todo terminó.

La historia de los negocios lo demuestra. Los vendedores de caballos se quedaron pasmados cuando apareció el primer Ford. Una sensación de impotencia debe haber tenido la radio como industria cuando empezó la masificación de la televisión. La llegada de internet sacudió varios tipos de negocio que dependían del intermediario (ejemplo: ¡agencias de viaje!).

Amazon hizo que las tiendas físicas se pongan las pilas. Napster primero y luego iTunes, Spotify y Deezer cambiaron la industria de la música. Y tras leves pataletas -todos las tienen- todas las marcas amenazadas asumen que deben seguir innovando para pelear. O simplemente resistirse y aferrarse a una tabla de acero en medio del mar. Desaparecer o vivir al borde de la extinción.

Pienso en cómo Blockbuster lo perdió todo ante Netflix. Cómo el imperio de Blackberry se desplomó con el debut del iPhone. Facebook cambió la forma en que los amigos se comunican. WhatsApp “mató” al SMS. El mail sepultó las cartas a mano (honestamente, ¿cuándo fue la última vez que escribiste una?). ¿Qué hacer? Seguir. Cambiar. Innovar. Permanentemente.

Mientras todo eso pasa, en Chile seguimos pegados con discusiones bizantinas. Si Uber es legal o no y como frenarlo para siempre. Ese no es el camino. Aferrarse a algo que históricamente fue es perder. Siempre. Las personas cambian rápidamente con la tecnología. Te adaptas o mueres.

*El autor es director ejecutivo de Jelly (@manuchat).