Gonzalo-Larraguibel

Opinión

Nuevos desafíos para líderes en Chile

PULSO 20/10/2017

Por Gonzalo Larraguibel. Tener buenos números es el “desde”, ya que hoy las exigencias corporativas vienen más bien desde lo intangible o lo no imaginado.

CuandoVirtus Partners nació hace una década, el mayor foco de apoyo a nuestros clientes era la creación de valor a través del desarrollo de nuevas estrategias de negocio y mejoras en eficiencia. Para eso principalmente nos buscaban en 2007. Sin embargo, les hablábamos de temas adaptativos como transformación, gestión del cambio, cultura y liderazgo, dándonos cuenta de que no nos entendían del todo, de que eran temas muy desconocidos aun para ellos y que no pensaban que fueran tan importantes.

Nos ocurrió muy a menudo que, dado ese panorama, decidíamos llevar a cabo el proyecto incorporando dichos elementos, pero sin explicitarlo demasiado, para no confundirlos. Los acompañábamos en los procesos de transformación, los ayudábamos a fortalecer los liderazgos, nos preocupábamos de ir desarrollando capacidades en el cliente para que los cambios fueran sustentables y muchas cosas más, y una vez que la situación comenzaba a dar frutos y ellos veían los logros, entonces les hacíamos ver todo lo adaptativo que habíamos incorporado en el proceso y cómo eso había sido clave en el logro de los objetivos. Ahí se producía el aprendizaje desde la perspectiva del líder.

Hoy es radicalmente distinto. Las organizaciones nos buscan, en gran parte, para que las apoyemos en sus procesos de transformación, abordando temas adaptativos que antes eran muy poco evidentes. Nos continúan pidiendo que las ayudemos en sus estrategias de negocio, mejoras de eficiencia, optimaciones de estructura, etcétera, pero desde un prisma distinto. Ahora nos piden especial foco en los liderazgos y el desarrollo de estos, en la cultura organizacional, en las implicancias del cambio, en el desarrollo de capacidades internas, en el fortalecimiento del gobierno corporativo, en la relación con los stakeholders y en una serie de otros temas que antes no eran prioritarios, pero que hoy son clave para que las transformaciones ocurran de manera armónica, estratégica y sustentable.

En el contexto de nuestro décimo cumpleaños, hemos estado reflexionando sobre cómo ha cambiado esta demanda por parte de las organizaciones. Dicha reflexión se enmarca además en el acompañamiento que hemos realizado este año a los encuentros 3xi, liderados por la CPC y otras instituciones, donde se busca construir un Chile mejor a través de la colaboración y la integración de diferentes mundos de la sociedad civil. Un cambio cultural profundo, basado en crear espacios de reflexión conjunta y conversación honesta para ir generando respuestas frente a este nuevo contexto que cambia veloz y vertiginosamente. Con esta experiencia colectiva nos terminó de quedar claro que las preocupaciones de las empresas, y en especial de sus directivos, no son las mismas que en 2007. Tener buenos números es el “desde”; las exigencias corporativas vienen ahora más bien desde lo intangible y desde lugares o grupos inimaginables hace pocos años.

A modo de ejemplo, en Virtus Partners llevamos tres años realizando una profunda encuesta a directores en ejercicio de empresas locales. Más de un centenar de ellos mismos nos responden con franqueza cómo creen que funcionan sus directorios, observándose un gran cambio en sus opiniones versus lo que escuchábamos diez años atrás. Y nos llama la atención que, usualmente, uno de los puntos en que reconocen estar más bajos hoy es el conocimiento y relación que tienen el directorio y la compañía misma con sus stakeholders clave: comunidad, clientes, reguladores, proveedores e incluso sus mismos ejecutivos.

Una reconocida directora comentaba: “Tanto tiempo dedicamos a cumplir con la regulación, que nos falta espacio para conocer y vincularnos con los stakeholders de la compañía. Eso sin duda les quita valor a la sostenibilidad de la empresa y al aporte del directorio”.

Y es que este tema de relacionarse adecuadamente con los grupos de interés no estaba tan presente en la agenda de los directivos hace diez años, pero hoy no se puede dejar de abordar. En efecto, ya han surgido en el mundo una serie de ideas innovadoras al respecto, por ejemplo, el uso de las redes sociales. Sin embargo, no siempre se le saca el mayor provecho a este medio. En España, por ejemplo, y de acuerdo a una tesis doctoral de la Universitat Oberta de Catalunya, se estableció que las compañías del Ibex no aprovechan correctamente el potencial de las redes sociales. El estudio revela que las cotizadas españolas suelen difundir información en Facebook y Twitter, pero no mantienen una comunicación bidireccional con el público. También se señala que las firmas del Ibex no hacen un uso ideal de videos e infografías en redes sociales. Y no sólo pasa en España; ese mismo estudio compara a las españolas con una muestra de 20 compañías en el Fortune-500, donde nuevamente se observa una baja intención de vincular.

Por otro lado, en enero de este año observamos en nuestro país un cambio radical en la posición del mundo de directores ante el uso de las redes sociales. Uno de los controladores más relevantes de Chile, Andrónico Luksic (63 años) iniciaba su aventura como líder de redes sociales. Todos lo observamos con interés.

Probablemente sus cuentas son alegres hoy, después de que él mismo ha reconocido que dedica más de dos horas diarias a comentar e interactuar por Twitter y Facebook. Para los presidentes de empresas con los que he conversado sobre este caso, la sensación es de admiración por el arrojo.

Hace diez años, este y otros desafíos no pasaban por la mente de los líderes de empresas e instituciones. Sería interesante analizar hoy cuáles serán los desafíos de las organizaciones chilenas para la próxima década, y en eso estamos…

*El autor es socio Virtus Partners (gonzalo.larraguibel@virtuspartners.cl).