Opinión

Nueva etapa para Masvida

PULSO 21/04/2017

Aunque el conflicto de la isapre con sus clientes, proveedores y el regulador se solucione, lo ocurrido con esta institución debe dejar lecciones para la industria.

LA CRISIS de la isapre Masvida al parecer se encamina hacia una pronta solución, luego de la aprobación de los accionistas a la oferta de compra de cartera de afiliados por Nexus Partners y su traspaso a Óptima, creándose así otra compañía: Nueva Masvida. La aceptación de los accionistas ha permitido a la Superintendencia de Salud levantar el “corralito” a los afiliados, medida más que necesaria en pos de respetar la natural libertad de elección de las personas.

Aunque el conflicto de Masvida con sus clientes, proveedores y regulador se solucione, lo ocurrido con esta isapre debe dejar lecciones para la industria. Por una parte, el modelo de aseguradora de salud que impulsó Masvida evidentemente contenía en sí mismo los factores que luego dispararon su crisis; son los mismos que no fueron atendidos oportunamente por el regulador, pese que, según aseguran conocedores de todo el proceso que se ha vivido, la superintendencia sí fue alertada oportunamente de lo que se incubaba.

En este sentido, la decisión de este organismo de levantar un mapa de riesgo de las aseguradoras es oportuna, pero no soluciona el problema de fondo de la industria, la que hoy no sólo está amenazada por la judicialización del reajuste de sus planes, sino también por una indefinición normativa, la que incluso más daño hace a la industria.