Enrique-Marshall

Opinión

Naturaleza de CuentaRut

PULSO 10/11/2017

Por Enrique Marshall. CuentaRut ha servido para canalizar una variedad de pagos, incluidos ciertos subsidios entregados por el Estado. Si se optara porque estos pagos no queden en el futuro supeditados al mecanismo propio de una cuenta bancaria, habría que canalizarlos a través de otros medios,

La CuentaRut es probablemente una de las principales innovaciones financieras de las últimas décadas. Innovar no es sólo introducir cosas nuevas, sino también masificar su uso. Y eso es lo que ha hecho CuentaRut. Ha transformado un servicio bancario básico en uno de amplia aceptación en la población y, como resultado, ha generado condiciones para avanzar en la modernización del sistema de pagos, probablemente como nunca antes.

A propósito de su éxito, resulta pertinente clarificar la naturaleza de este instrumento y sus implicancias. Este es un ejercicio necesario para evitar confusiones o malos entendidos y precisar qué debemos o no esperar al respecto. Vayan algunos comentarios en esa perspectiva.

Por su nombre, algunos suponen que este es un instrumento creado por el Estado, en un acto similar a la entrega de un número de identificación, como el RUN o el RUT, pero ello no es así. Se trata, en realidad, de una cuenta bancaria ofrecida por un banco estatal, pero banco al fin, sometido a regulación y fiscalización, y que, respecto de este instrumento, debe tener presente, además, las prácticas comerciales y la jurisprudencia de los tribunales de justicia.

Como todo producto o servicio bancario, este supone un contrato de apertura entre el banco, en este caso BancoEstado, y el cliente, que establece derechos y obligaciones para ambas partes. Por lo mismo, su creación no es automática ni unilateral y exige siempre la concurrencia del cliente. No debe sorprender, entonces, que no toda la población tenga CuentaRut. Muchos han optado por no abrir una cuenta de estas características, al menos por el momento, o bien se sienten cómodos operando con otros bancos.

CuentaRut se ofrece masivamente y tiene requisitos fáciles de cumplir. El derecho a solicitarla puede ser ejercido por todos sin excepción. Sin embargo, por razones prudenciales, relacionadas con un mal comportamiento bancario o la comisión de delitos, el acceso a ella puede ser objetado o suspendido.

CuentaRut conlleva costos para BancoEstado, que como empresa está sometida a exigencias de competencia y sostenibilidad. Para el titular de la cuenta, esta tiene beneficios asociados al manejo de sus pagos. Por todo ello, los servicios prestados deben ser remunerados y estar sometidos a tarifas que puedan ser revisadas y ajustadas periódicamente.

CuentaRut opera como una cuenta concentradora y de consolidación, donde se anotan abonos y cargos de muy variada naturaleza y origen, incluidos los pagos automáticos ordenados por el titular. Por ello, cuando se efectúa un determinado abono resulta imposible aislarlo y exceptuarlo del mecanismo de compensación que le es propio.

Por varios años, CuentaRut ha servido para canalizar una variedad de pagos, incluidos ciertos subsidios entregados por el Estado. Si se optara porque estos pagos no queden en el futuro supeditados al mecanismo propio de una cuenta bancaria, habría que canalizarlos a través de otros medios, como una tarjeta de prepago o una simple orden de pago. En todo caso, ello tendría costos de operación bastante más altos y no estaría exento de inconvenientes para la población beneficiaria.

*El autor es presidente BancoEstado.