2021287_500.jpg

Opinión

Mi discurso (soñado) del 21M

PULSO 20/05/2016

Por Gonzalo Blumel. Los países progresan gradualmente, nunca de una patada, no se refundan ni parten de cero.

Chilenos y chilenas, hoy he venido frente a este Congreso Pleno a rendir cuenta de mi Gobierno. Reconozco que no ha sido fácil. En realidad, ha sido súper duro. Las encuestas no nos están favoreciendo y la gente sistemáticamente rechaza nuestras principales iniciativas. Ya van 19 meses con más desaprobación que apoyo y por más que lo intento (¡fui la primera en la historia en darle sobre azul a su equipo político completo!), no logro revertir el desánimo que se ha apoderado de nuestra sociedad. Duele saber que siete de cada diez compatriotas creen que vamos por mal rumbo.

Es cierto que los resultados no han sido muy buenos. Para qué estamos con cosas. Todas nuestras reformas emblemáticas han tenido que ser parchadas o corregidas. El país crece poco (aunque Rodrigo me dice que vamos bien y mañana mejor), el desempleo está subiendo (y la Ximena se me está poniendo nerviosa) y en la salud está la pura embarrada (aunque ahí la Carmen la verdad no me dice mucho). Ni hablar de la delincuencia (¡hasta Jorge me reconoce que está disparada!).

Por eso, ciudadanos y ciudadanas, debo decirles que los comprendo. Tienen todo el derecho a sentirse frustrados y frustradas. Nunca debimos prometerles el paraíso en  la tierra (¡se lo dije mil veces a Alberto y Rodrigo!). Y nunca debí tolerar esa tontera de la retroexcavadora (¡pero ese Jaime es porfiado como nadie!). Los países progresan gradualmente, nunca de una patada, no se refundan ni parten de cero, y se construyen con el aporte de todos y todas. Quizá ese ha sido el mayor aprendizaje de estos dos años. Y es ese también mi gran “mea culpa”.

Es por eso que hoy, amigos y amigas, he venido a hacerles un anuncio. He instruido a mis ministros y ministras que, a partir de mañana, dejen todo lo que están haciendo para: 1) revisar todas aquellas iniciativas que estaban en marcha hasta antes de mi Gobierno, así como las políticas que han demostrado ser exitosas en las naciones desarrolladas; 2) a partir de lo anterior, buscar los consensos políticos y sociales más amplios posibles, con todos los sectores del país; y 3) construir un Gran Acuerdo para la Confianza y el Progreso de Chile, el que deberá ser implementado en los próximos seis meses.

Ese es mi compromiso para lo que queda. Vamos a restaurar la alegría y el optimismo en nuestra patria, que nunca debimos haber perdido. ¡Viva Chile!

*El autor es director ejecutivo Fundación Avanza Chile (@gblumel).