2138908_500.jpg

Opinión

Mejorías en postnatal parental y sala cuna

PULSO 04/01/2016

Por Paula Poblete. Reiteramos el llamado al Ejecutivo a cumplir con su promesa de transformar la sala cuna en un derecho para todos.

Las trabajadoras y trabajadores públicos tienen una razón para celebrar. El Estado de Chile dio recientemente un paso clave hacia la corresponsabilidad del cuidado de los hijos e hijas, enviando al Congreso el proyecto de ley que perfecciona el permiso de postnatal parental y el ejercicio del derecho a sala cuna. De aprobarse, se eliminará el tope imponible para el pago de las licencias por postnatal parental y, si padre y madre son funcionarios, ambos tendrán derecho a sala cuna.

Pese a estos avances, hay dos grupos de trabajadores y trabajadoras que se verán discriminados. El primero, el personal a honorarios del sector público, que a nivel central corresponde a casi un 17% de los 275 mil funcionarios, de los cuales un 56% son mujeres (Dipres, 2015). Para estas personas, no serán extensivos estos nuevos beneficios.

El segundo grupo corresponde a todos los trabajadores y trabajadoras del sector privado, que están afectos al tope imponible en todo tipo de subsidio por incapacidad laboral, incluido el postnatal parental, lo que es un claro desincentivo a que los hombres hagan uso de este beneficio, dado que en promedio ganan un 30% más que las mujeres y, por lo tanto, es más probable que superen el tope imponible.

Desde 1985 que al personal regido por el Estatuto Administrativo no se le aplica el tope imponible en las licencias por enfermedad, descanso de maternidad o enfermedad grave del hijo menor de un año. En el caso de las licencias por enfermedades comunes -que son de cargo de la cotización de salud de cada trabajador y trabajadora-, se podría entender que la mantención de la remuneración total es un beneficio que el Estado, como empleador, decide dar a sus trabajadores y trabajadoras. Sin embargo, en el caso de los subsidios vinculados con la maternidad -que tanto para trabajadores y trabajadoras privados como públicos se financian exclusivamente con recursos fiscales-, que el Estado arbitrariamente decida no aplicar un tope exclusivamente a quienes integran su plantel, es discriminatorio.

Por lo tanto, creemos indispensable que al menos en el caso del postnatal parental, dado que es la única prestación de maternidad que puede ser utilizada tanto por la madre como por el padre, se elimine el tope imponible a todos los trabajadores y trabajadoras del país, como una medida tendiente a la equidad de género y la corresponsabilidad del cuidado de los hijos e hijas.

Por otro lado, en lo que respecta a la extensión del derecho de sala cuna para los padres, acogemos favorablemente esta iniciativa, puesto que esto responde a una de nuestras principales demandas, pero, una vez más, reiteramos el llamado al Ejecutivo a cumplir con su promesa como Gobierno de transformar la sala cuna en un derecho para todos los hijos e hijas de padres y madres trabajadoras de nuestro país y que el derecho a cuidar sea extensivo a ambos padres. Solo de esta manera estaremos avanzando hacia una sociedad más igualitaria y con mayor calidad de vida.

*La autora es directora de estudios Comunidad Mujer.

Archivos relacionados