Opinión

Más burocracia para potenciar la ciencia

PULSO 20/01/2016

Las recomendaciones apuntan a mejorar los ambientes para que surjan las nuevas ideas.

Chile ha vuelto a discutir, luego de años de bonanza del cobre, la que ahora está en retirada, sobre cómo elevar la baja productividad de nuestra economía y de cómo bajar la dependencia de esa materia prima. Temas históricos cada vez que el precio de la principal exportación del país se enfría. Así, surgen las ideas de invertir en innovación y desarrollo, en mejorar la educación (y en gratuidad universitaria en el caso de Chile), entre otras múltiples ideas. Hace unos días vino a Chile el destacado economista Javier Sala i Martin, quien nos desafió a realizar una revolución en educación, no una reforma, a enseñar a tener ideas e innovar. “Hay que aprender a cuestionar. La clave de la idea siempre es la pregunta, quien se hace la pregunta primero, es innovador”, sostuvo. Y las ideas, expresó, vienen de la “gente normal” y no de los “científicos”. “Innovación no es I+D (investigación y desarrollo)”, fue otras de sus frases. Sin embargo, este discurso parece no haber llegado a las autoridades, que en lugar de apostar por la flexibilidad, por mejorar la educación desde el punto de vista de los cuestionamientos, sin rigideces, optan por la gratuidad en la universidad (y no mejorar la educación en las edades tempranas) y por crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología. Este último, nada más lejos de lo que realmente se necesita para potenciar la ciencia. Será más burocracia en un área donde se necesita más agilidad e incentivos correctos.

Archivos relacionados