Opinión

Llegó la hora de pagar la cuenta en Venezuela

PULSO 19/05/2016

El problema es que el pueblo venezolano está pagando los platos rotos de mentes "brillantes".

Los medios internacionales han vuelto a poner su mirada en Venezuela por estos días, a raíz de una crisis humanitaria que parece estar llegando ya a niveles insostenibles. Derechamente, la escasez de medicamentos y alimentos está provocando que se estén dejando de otorgar los derechos mínimos para los ciudadanos de ese país. Mientras eso ocurre, Nicolás Maduro busca justificar lo injustificable y trata de realizar ajustes de último momento, los que solo revelan desesperación en una nación que está sufriendo la caótica mezcla de hiperinflación con una contracción económica. Sin embargo, la autoridad no se da cuenta de que mientras más intente torcer, manipular, esconder o cambiar la realidad, será peor. La historia ya está escrita, y el final también. Solo podría variar el cuándo. Así, quedará en los libros -es de esperar que lo incorporen los textos en Chile-, cómo una vez más el intento de modelos basados en un Estado “todopoderoso” termina de manera caótica. Los ejemplos son múltiples, pero cada cierto tiempo reaparecen las mentes brillantes con ideas que han probado ser un fracaso, y que buscan imponerlas en la sociedad. Lamentablemente, siempre llega el momento de pagar la cuenta, el problema es que la está pagando el pueblo venezolano, ese mismo que se suponía que el chavismo beneficiaría con sus medidas.