2239746_500.jpg

Opinión

La tributación opcional del FUT histórico 2.0

PULSO 13/01/2016

Por Benjamín Bernstein. Más allá del beneficio que implicaba pagar los impuestos terminales con fondos de la empresa, el sistema opcional fracasó en su objetivo de recaudar más e incentivar la salida del FUT histórico.

En una sola frase, estamos en una “Guerra de las galaxias”, con un sistema poco atractivo. Como ya muchos saben, la Reforma Tributaria contenida en la ley 20.780, aprobada el 29 de septiembre del año 2014, dispuso en forma transitoria durante el año 2015 un régimen opcional de tributación sobre el FUT acumulado al 31 de diciembre del 2014, el cual establecía un impuesto sustitutivo del impuesto global complementario o adicional, según sea el caso, con tasa 32%.

Adicionalmente, la norma tributaria otorgaba una tasa opcional para aquellos contribuyentes que se encuentren conformados solo por personas naturales, la cual consistía en un promedio ponderado de las tasas más altas del impuesto global complementario que les haya afectado en los últimos tres ejercicios tributarios, contados a partir del año 2014 hacia atrás.

En resumen, es un sistema que permitía anticipar y sustituir el pago de los impuestos finales transformando las utilidades tributables en ingreso no renta, con dineros provenientes de la empresa o sociedad que se acogía a la sustitución del FUT. Era un mecanismo transitorio para eliminar total o parcialmente el FUT acumulado en los contribuyentes de primera categoría que tributan en base a renta efectiva.

Más allá del beneficio que implicaba pagar los impuestos terminales con fondos de la empresa, el sistema opcional fracasó en su objetivo de incentivar la salida del FUT histórico y por otro lado ser una instancia recaudadora, debido a que la tasa general del 32% aplicable a las sociedades que tuvieran dentro de sus socios o accionistas a una persona jurídica, era muy alta, lo que derivó en que el sistema quedara acotado a aquellas compañías compuestas exclusivamente por personas naturales cuyas tasas de impuesto global complementario promediaran valores inferiores al 32%, teniéndose en cuenta que la tasa marginal hoy día es del 40% y que llegará con la reforma en régimen a un 35% o 44,45% a nivel de global complementario, según el sistema de tributación al que se acoja el contribuyente.

Por si fuera poco desincentivo, existía la “obligación” de tributar por la totalidad del FUT acumulado, de lo contrario, los socios no podrían acceder a retirar las utilidades acogidas al sistema (FUNT) sin antes tributar por aquellas utilidades no acogidas y generadas posteriormente (FUT).

Luego, vino “El despertar de la Fuerza”, con “simplificación y perfeccionamiento”. El proyecto de simplificación de la Reforma Tributaria lleva por subtítulo “perfeccionamiento de otras disposiciones legales tributarias”, y es precisamente eso lo que busca el proyecto: perfeccionar y reflotar la opción de tributación al FUT histórico.

En este sentido, se aumenta el plazo de declaración y pago hasta el mes de abril de 2017, se libera el orden de imputación sin necesidad de tributar antes por aquel “FUT no acogido”, se mantiene la posibilidad de utilizar las tasas promedio de los contribuyentes personas naturales, todo lo cual hace pensar que esta nueva opción que propone el legislador constituirá un verdadero aporte para la eliminación del FUT histórico y una fuente de recaudación para las arcas fiscales, unido lo anterior a posibilitar que los dueños de las pymes tengan un camino de recursos para emprendimientos, siendo una alternativa reactivadora de la economía. La “Fuerza” despertaría aun más si se rebajara la tasa general del impuesto sustitutivo a un 27%, que es la fijada para el régimen parcialmente integrado de aplicación general de acuerdo con el proyecto de simplificación.

*El autor es socio abogado Tax Advisors.

Archivos relacionados