Opinión

La posición de Chile en libertad económica

PULSO 02/02/2016

Las nuevas legislaciones y regulaciones en estudio amenazan la buena situación del país.

Las cifras del más reciente Índice de Libertad Económica, que prepara el think tank Heritage Foundation con The Wall Street Journal y que en Chile representa Libertad y Desarrollo (LyD), constituyen un llamado de advertencia. El país continúa siendo a nivel regional la primera nación en términos de libertad económica y la séptima a nivel global, lugar en que se ha ubicado por cinco años consecutivos; sin embargo, lo inquietante es que la curva del puntaje chileno se orienta a la baja. Que el país no haya sido superado en su performance comparativa no refleja tanto que en el ámbito interno se estén haciendo bien las cosas, sino las dificultades a las cuales se enfrenta la expansión de las libertades en el terreno latinoamericano e internacional. Conviene además considerar que los datos utilizados abarcan hasta el primer semestre de 2015, es decir, antes de la eclosión de nuevos escándalos políticos o casos de corrupción, así como de una alza de la inflación y de los primeros efectos de la Reforma Tributaria, elementos todos que influyen en la percepción de la libertad económica. La elevación del salario mínimo y la aprobación de la Reforma Laboral, entre marzo y abril, probablemente erosionarán la posición chilena de cara al próximo Índice, por la mayor rigidización que introducirán a un mercado clave, como el del empleo. Si bien se debe aceptar que ello también estará influido por las políticas que impulsen las naciones de la región más próximas en la medición, como Colombia, Uruguay e incluso Perú, Chile debería apuntar a evaluarse en la liga de las economías mas libres.

Archivos relacionados