Opinión

La nueva encrucijada de la Reserva Federal

PULSO 01/02/2016

El contexto internacional ha colisionado con el inicio del "ciclo alcista de tasas" de la Fed.

A menos de un mes de que la Reserva Federal de EEUU (Fed) decretará la primera alza de tasas en diez años, se vivió la mayor turbulencia financiera global desde la crisis subprime. Bastó con que se conocieran negativos datos económicos de China y que el mercado no lograra digerir la nueva agenda financiera que el país busca implementar para que se vivieran caídas en los principales índices accionarios asiáticos, las que llegaron al 7%. A esto se suma la sostenida baja que ha mostrado el precio del petróleo, que ya se ubica en mínimos de seis años golpeado por un notorio descalce entre la producción y la demanda global de crudo. Por lo mismo, no llamó la atención que la Fed moderara en su último reporte el discurso “alcista”, insistiendo que un alza de tasas en marzo sigue siendo posible, pero que para materializarla requerirá ver signos de mejora en los datos económicos y en los mercados financieros, los que podrían no verse lo suficientemente rápido. Tras esto, el mercado redujo -en promedio- su proyección de alza para marzo de 23% a 19% de probabilidad de ocurrencia. Hoy la Fed está atrapada entre su discurso del inicio del “ciclo alcista de tipos” y un escenario macro claramente más deteriorado que en diciembre pasado. Por lo mismo, como nunca antes, la evolución que muestre la coyuntura internacional podría pasar a ser el principal driver de la Fed y el elemento decidor a la hora de materializar una nueva alza de tasas. 

Archivos relacionados