Opinión

La necesidad de modificar los debates presidenciales

PULSO 09/11/2017

Hace bastante tiempo que los debates entre los abanderados dejaron de ser claves para definir la votación de los indecisos, dando paso a un formato más parecido a un show.

Durante este período de campaña presidencial, hemos sido testigos de varios debates presidenciales -incluido el organizado por la Asociación Nacional de la Prensa, a la cual pertenece este medio- y diversos programas y seminarios. Una de las conclusiones de este proceso es que a raíz de consideraciones de no discriminación, se termina invitando a todos los candidatos de manera simultánea, lo que da pie para ataques personales, lanzamiento de monedas y una competencia por lograr mayor impacto mediático. Poco sustancioso, nada de fondo. En definitiva, un show.

Es cierto que resulta necesario escuchar las diversas posturas de los candidatos, es un derecho poder informarse; no obstante, parece este un buen momento para replantearse la necesidad de que se presenten todos los candidatos al mismo tiempo.

Se debe consensuar que hace bastantes años que los debates dejaron de ser un factor clave a la hora de significar una inclinación de los votantes indecisos, sobre todo en una realidad como la actual. Es que las redes sociales y los diversos formatos para llegar a las distintas audiencias, los hacen perder novedad.

Es así como ante lo observado en las campañas presidenciales de los últimos años, probablemente es momento de reestudiar los formatos para los siguientes procesos electorales. Por qué no pensar, por ejemplo, en un formato en el cual el debate se lleve a cabo entre sólo las dos o tres alternativas con mayores probabilidades. O derechamente, un candidato a la vez, como lo hizo PULSO en su reciente seminario de aniversario, para poder profundizar en sus propuestas. Siempre, resguardando la libertad de expresión y dando los espacios para que los candidatos puedan dar a conocer su programa, en el caso que lo tengan.